Nuevos agapornis

Ya tengo 8 días con 2 nuevos agapornis que tendrán 3 meses de edad. Ya no son papilleros, son más fuertes e independientes. Ahora el reto es que nos acepten como parte de su familia.

Hasta ahora el agapornis macho se ha mostrado más receptivo, me preocupa que ande con sus plumas esponjadas, pero lo hace cuando estoy cerca de su jaula, es probable que se trate de una estrategia de intimidación, que esté intentando parecer ser un pajarote. Aunque también podría ser que estuviese enfermo, es el único síntoma que le veo, come bastante bien y es muy activo.

En cuanto a la hembra, es más tranquila y asustadiza, cuando se relaja anda intentando abrir las puertas de la jaula. He notado que intenta recorrer la rejilla del fondo. Por otro lado, le gusta voltear los platitos de agua y comida.

Sobre la comida, tras la muerte de mis anteriores agapornis he desechado la comida que antes tenía de la marca “Cariño”, en lugar de éso, estoy usando una formula que me dio el criador y que parece funcionar mejor, consta principalmente de alpiste, mijo blanco y rojo, semillas de cartamo. Le he agregado semillitas “niger”, las semillas de girasol se las he retirado de su dieta por recomendación del criador, él asegura que son muy grasosas para aves tan pequeñas.

Sobre las verduras, hasta ahora se decantan por el apio.

Juguetes, no le he comprado o fabricado alguno, le temen a la mayoría de los objetos que le he metido a su jaula, espero que cuando nos ganemos su confianza, entonces nos acepten los juguetes.

Sobre amansarlos, el criador nos dijo que nos pusieramos guante de jardinero y tomaramos un agaporni a la vez, que lo acariciaramos y que así, poco a poco nos querrían. Se supone que sabe lo que dice, pues tiene 20 años criando agapornis, sin embargo, me parece agresivo esta opción.

Otra opción para amansarlos es reducirle la comida del platito, y darles con la mano, por hoy, no me funcionó, las aves estaban comiendo antes de que destapara su jaula. La forma que parece funcionar es usando la música, responden muy bien ante una variedad de cacnciones, desde “Diario de un borracho”, pasando por el “baby shark tu tu ru tu”, hasta instrumentales principalmente flautas andinas y chinas. Con el canto de ruiseñores se enloquecen.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.