Comprando en Coppel.

Coppel no es una de mis tiendas favoritas, y mucho menos lo fue durante mi etapa de peje-zombie. Para cuando yo conocí a Coppel, hace más de 25 años, lo que yo buscaba eran computadoras, y Coppel tenía unos vejestorios, casi casi como de la época de la máquina de Babbage, y si no, pues eran más viejas. Sin embargo, algo así de obsoleto debería ser más barato y era lo que yo podría adquirir. Pero no, nunca era así, las computadoras eran casi tan caras como las de mejores características que eran vendidas en otras tiendas.

Son tantos los comentarios negativos que he escuchado o leído sobre esta tienda que yo le rehuyo ahora, siquiera a acercarme a comprarles. Los comentarios negativos van precisamente a su sistema de financiamiento basado en los paguitos chiquitos.

Pero hoy, trato de comprender la problemática de la tienda, y les presento un punto de vista diferente, en donde quisiera que dejaran de ver a los empleados de Coppel como enormes ratas con garras filosas, trataré de explicar otro motivo, por si tienes problemas con esta tienda, no te cierres a que “son bien ratas y no les pago”, osea, que negocies y evites que te pongan en buró y más boberías.

Una lista, una posible causa y una posible solución.

  1. Que no te apuntan los paguitos realizados. No sé si aun les siga pasando, pero era comprensible hace unos 25 años, cuando sus sistemas de base de datos eran muy arcaicos, de tantas transacciones por minuto, no sería raro que algunas “se perdieran”. Como ingeniero de software, he visto que muchos otros colegas le sigue ocurriendo que, cuando detectan un error en el sistema, simplemente lo ignoran y se continua con la transacción como si todo estuviese normal.
    Te podría salvar si conservaras tus comprobantes, y que cada vez que pagues, le preguntes al cajero por cuantas mensualidades debes, y cuantas tienes vencidas. Si algo no te cuadra, o si tienes una duda, debes acudir al departamento de crédito de la tienda en donde compraste y pedir un estado de cuenta detallado de toda la vida de tu crédito.
  2. Que Coppel vende mercancía vieja, ropa fuera de moda, y remata las que están en mal estado. Por la manera en que trabaja Coppel de surtir a sus tiendas, pues para quien esté a cargo de surtir les resulta todo un reto adivinar que producto se venderá más y cual se dejará de vender. Ellos no pueden decir: “ya se me acabaron los tenis, hoy pido más tenis y mañana me llegan”. Tienen como un sistema de entregas de una quincena, o más, (ignoro, no trabajo en Coppel). Solo asumo que el gerente de esa tienda deba esperar una quincena porque las respuestas que alguna vez un empleado nos dio fue que los surtían en 2 semanas. Osea, si se te acaban los tenis, el primer día de esas 2 semanas, estarías el resto de esas 2 semanas sin vender tenis. ¿Y si es temporada de regreso a clases?. Para no arriesgarse, los gerentes intentan  predecir y deciden comprar de más, basándose en como le fueron las ventas el año anterior.
    Pero estas predicciones a menudo fallan, así que su mercancía se va a bodega, esperando vender el siguiente año.
    Pero en bodega, es muy común que quien realiza las compras nunca revise existencias en bodega. Y sip, … volverá a comprar otra vez tenis, aunque ya tenga unos cuantos cientos en bodega.
    Para cuando alguien los descubre, habrán pasado 2 o 3 años, algunos hasta con moho, maltratados por mal estar todos mal estibados o simple incorrecto manejo en almacén. Para ellos, ponerlos en “oferta” no sería una solución, le rehuyen, entonces, le dan vueltas pensando en como hacer que parezcan que están de oferta, digamos, si los pensaban vender en $100 pesotes, entonces escribirán algo como “antes: $125, ahora $100”. Eso siempre pega. O igual y ofrecen un descuento si compras 3 pares de tenis, total, a ver como le hacen.
    Posible solución, está en ti, recuerda que eres libre de comprar donde se te pegue la gana, así que compara. No lo veas mal, no es intento de dañar a la perrada vendiéndoles básura, simplemente es que quieren resolver un problema que ellos generaron.
  3. Que en Coppel venden más caro, cosas de electrónica y computación, como smartphones, tablets, computadoras y videojuegos. Bueno, ellos tienen toda libertad de establecer sus precios. Solución, tu tienes la libertad de comprar en otra tienda.
  4. Que si tienes un crédito que llevas al corriente, osea, lo sigues pagando, y le vuelves a comprar a crédito. Entonces lo que compres en la segunda ocasión no te lo cobrarán en varios paguitos, sino que te lo cobran en un solo paguito chiquitote el siguiente mes. Posible causa sean la forma en la que calculan los “paguitos”, tal vez simplemente le suman a tu saldo pendiente lo de la nueva compra, te recalculan los paguitos, sin extenderte el plazo. Así que si sacas algo a 6 paguitos, y justo en el 5 paguito compras otra cosa, esa otra compra podría no darte un nuevo plázo de 6 meses, sino, que a lo mejor solo te dan 1 mes para pagar. Posible solución, no lo sé, y es que podría no convenirte que te extiendan el plazo justo cuando estás por terminar de pagarlo. Sugiero, y te digo que es muy posible que me equivoque con mi consejo, no compres a crédito si ya tienes un crédito con Coppel.
  5. Que en varias tiendas, los vendedores te tratan mal. Parece que a Coppel no le gusta invertir en pagar cursos a su gente para mejorar el trato con el personal, o puede ser que con lo poquito que ofrecen de sueldo, mejores vendedores prefieran estar trabajando en mejores tiendas. Posible solución, no lo tomes de manera personal, mucha de su gente no tiene la preparación y posiblemente ni siquiera hagan su trabajo con gusto. No te pongas a pelear con los empleados de Coppel. Si quieres comprar algo en coppel, no lo compres en la primera visita, ve varios días para que sepas como es su trato, y si estás dispuesto a tolerarlo.
  6. Que en los paguitos chiquitos terminas pagando casi 3 veces el producto adquirido. Digamos, una tele de $4000 pesotes, al final del crédito se habrán pagado $11,000 pesotes. ¿Por?, bueno, Coppel le vende a todo tipo de perrada, y tiene un alto riesgo de que muchos le deje de pagar después de haberles pagado 1/3 de la deuda. Entonces, a cada crédito le incluyen de cajón el costo de algunos seguros, que si te mueres, que si te quedas sin trabajo, que si yo que sé. Quien está cerrando el crédito contigo, tal vez ni siquiera te lo mencione, pero es un hecho que esos $25 pesitos que te cobran del seguro, estén en el contrato, (si no están y pones demanda, tu la ganas). Aparte, con tus paguitos estás también pagando a quien podría haber dejado de pagar.
    Solución, toma una calculadora, pregunta el número total de paguitos y el monto del paguito, así puedes ver antes lo que debas pagar. Si por alguna razón no te pueden decir cuantos paguitos vas a hacer, entonces no compres, así de fácil. Si compras sin ver, entonces no te quejes, los paguitos chiquitos tienen un costo, y este costo es muy alto.
  7. Que en Coppel te venden smartphones usados y con fallas, y no te respetan la garantía. Éste si está muy pasado de lanza, me parece que no es verdad, pero, igual, le daré el beneficio de la duda, de que chance y sí, y lo tomaré como que en realidad sucedió que a alguien le vendieran un celular usado en una coppel. Quienes reclutan al personal no siempre pueden detectar cuando la perrada que están contratando carece de valores, ética, o etc. Y es que no hay un criterio fijo para detectar a las ratas, ratas hay en todos los niveles socio-económicos. Con y sin estudios, y la dispersión, es muy regular, osea, si lo ves pobre y sin estudios, no puedes descartar lo como empleado, porque en realidad podría ser muy honesto y trabajador, un buen elemento para Coppel, por otro lado, que sea un junior tampoco te garantiza que no vaya a ser un ratero. A veces, esta gente se quiere hacerse pasar por “lista”, y toma una cajita de algún celular nuevo, corta los sellitos con mucho cuidado y cambia el celular nuevo, por uno viejo. Total, culpará al cliente si éste intenta reclamar, y para cuando las quejas en contra del departamento se acumulen, el sujeto renuncia, y evita cualquier sanción o castigo. Solución, te diría que revises muy bien los sellitos, pero a veces la caja fue abierta incluso sin romper los sellos. para mi es muy difícil detectar algo así.

Aunque es Coppel el responsable por lo que hacen sus empleados, yo pienso que no lo hacen con toda la intención, no es que en sus exámenes de reclutamiento venga preguntas como:
Si Pedro tiene 5 gallinas, y María tiene 2 gallinas, ¿cuántas gallinas te puedes robar sin que te cachen?.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.