¡Mira papá!, una afore para niños

Casi desde mediados de noviembre he estado escuchando ese comercial, ya ni sé cual banco la tiene. Pero a mi me parece que no es tan bueno como lo pintan; ya hasta creo que es verdad lo que me dijo un compañero, que solo estoy en contra porque creo que deba estarlo, pero si, creo que debo estar en contra.

Para la perrada que no ha investigado ni un poquito sobre esta onda, resulta que Banorte y Banamex sacaron un “producto financiero” que consiste en abrir un fondo de ahorro para los niños, obviamente, los padres deben abrirlos.

Dan el argumento de que solo una pequeña parte de la perrada tiene el buen hábito del ahorro, y de los que ahorran la mayoría lo ha aprendido de sus padres por medio de las alcancías, que luego rompían para sacarle el dinero y parte de lo ahorrado se usaba para comprar otra alcancía.

Los banqueros intentan convencer que este hábito no es tan güeno porque la alcancía tiene algunos inconvenientes, como por ejemplo, que no “da intereses”. Obvio que hay otro inconveniente para los bancos, y es que los banqueros no pueden usar el dinero que está dentro de la alcancía. Pero el mayor inconveniente que tienen las alcancías para los banqueros es que los banqueros no te pueden cobrar comisiones por el dinero que tengas guardado en una alcancía.

Supongo que los bancos ponen su apuesta a que varias decenas de millones de perrada tienen en buen concepto la idea de la afore, de ahorrar para su vejez y tratan de cazar el dinero de la alcancía, con las cuentas de las afores.

El padre debe tener su afore en esos cochinos bancos, para así poder abrir una cuenta de “retiro” para los niños.  Si el papá tiene su ahorro en otra administradora, tendrá que pedir que se la transfieran a alguno de estos dos bancos, y así se ganan otro cliente.

¿Cuándo pueden retirar su dinero?, según ellos se puede retirar el dinero cada dos meses, no suena tan mal.

Suena chido, ¿entonces?, ¿dónde está lo malo?. Lo malo es que está casado con la “Afore”, es algo que me opongo ya que el estado está tomando decisiones que la perrada debería tener la libertad de elegir. Guardar un dinerito para tu retiro, o intentar usar el dinero ahorrado a los 10 años para poner un pequeño negocio y así dejar tu trabajo deberían ser elección de cada trabajador.

Pedirle a la perrada que además de su afore, ahorre, es casi como darles un tablazo en los kiwis. En familias que están relativamente “bien”, con un sueldo de $8000 pesos netos mensuales, con una renta de $3,000 pesotes, gastos de despensa mal surtida de $4,000, pedirles que los $1000 restantes los “ahorren” es realmente medio cruel. Es cruel porque bien quisieran usar los $1000 pesotes restantes para su esparcimiento, para irse al cine o comprarse algun caprichito. No tener diversiones ni recompensas por largo tiempo acarrea mucha tensión y depresión en cada mienbro de la familia, me parece inapropiado que estos señores banqueros, quieran ponerle sus garras en esos $1,000 pesotes, con el pretexto que éso convertirían a esa familia en personas financieramente bien educadas.

Falta la gracia, que nadie vigila como invierten el dinero de las Afores, así que si tienen “pérdidas” por algun error de las siefores, lo único que enviarán es un email explicando que el hecho de que pierdan tu dinero es normal y que no debe alarmarte, que ellos fueron los que perdieron menos. ¿Te imaginas si pierden el dinero de tus hijos?

Pero lo más feo no termina ahí, a mi me da la impresión de que no es buena idea mostrarle a mi hijo que debe permitir que otras personas manejen su dinero, ni que les tenga confianza ciega de que se ocuparán de él en su vejez.

Las afores están pensadas para no pagarle a la perrada su dinero, el dinero que ahorraron hasta cumplir los 65 años de edad, no lo tendrán en un solo pago, en realidad le darán solo una pequeña parte del capital, y la otra parte será de los rendimientos. Si el aforiado muere, la pensión lo toma la esposa o la familia directa, osea los hijitos, en este paso, ya hay una oportunidad para evitar pagarle a los beneficiarios la raquitica pensión, como, por ejemplo con puros trámites tontos burocràticos, como pedirle al IMSS que lo de de baja, y el IMSS entonces le pedirá que la empresa expida alguna carta, carta que no puede expedir si el IMSS no lo da de baja. Suena tonto, pero cosas así suceden, mientras tanto, pasan los años, esperando que la familia desista de cobrar ese dinero, o esperando a que se mueran.

¿Entonces que no ahorren los niños?, creo que si es buen hábito enseñarles a ahorrar. Porque hacemos que sacrifiquen pequeñas recompensas a cambio de recibir una recompensa mayor, pero yo prefiero las alcancías, a que ande de farol con una tarjetita, pagando comisiones ridículas como la comisión que te cobran por depositar tu dinero en su banco.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.