¿Por qué les dicen niños rata?

Vi un reportaje de TV Azteca que hablaba sobre “niños rata”. Si quieres mirar el video, ahí está, si no, de todos modos lo comento.

Sacan a una señora que afirma que se le llama niño rata a aquel niño que deja de socializar por estar jugando videojuegos y que su vida solo gira alrededor de éso. Esta experta señala que el tener acceso al videojuego y la falta de supervisión crean que el chiquillo esté pegado.

Después se escucha la voz de una mujer que dice que los niños rata se diferenciar de los gamers en que los gamers si combinan los videojuegos con otra actividad y que los niños pasan más de 8 horas, que los niños rata celebran sus triunfos con gritos, y cuando pierden el juego insultan a los otros jugadores. Mencionan más boberías por el estilo, pero otra que me llama la atención es que digan que los se les conoce como niños rata que porque como los niños cambian de voz, hacen ciertos chillidos como de ratas, además de que casi no socializan por estar metidos en los videojuegos.

Parece que a esta experta se le pasaron algunos detallitos,

  • Como que los niños cambian de voz cuando entran a la pubertad, que es entre 12 a 15 años. Sin embargo, los niños ratas puede haber desde 8 años.
  • Que estos niños si están socializando, ya que las partidas donde están jugando son multijugador, osea que juega junto con otros niños.
  • Que el comportamiento de los niños rata variaría muy poco si tuviera a los otros jugadores de frente, osea, si en lugar de ser videojuego jugaran algo como cánicas, el niño rata seguiría siendo niño rata.
  • Que un niño rata en realidad es un gamer. Que un gamer no necesariamente tiene que estar 8 horas diarias, con que juegue media hora a la semana basta con que se le considere como “gamer”, ya que a todo aquel que le gusten los videojuegos, y los jueguen, pueden ser llamados como “gamer”.
  • Que los niños rata pueden también realizar otra actividad, o incluso practicar algun deporte.

Entonces, ¿por qué lo de los niños rata?.
Bueno, nosotros los cuarentones veíamos capítulos de los simpsons desde que eramos pubertos. En uno de los primeros capítulos, Homero como que se está despidiendo de su familia, le dice a Marge que ella es su reyna, que Lisa es su princesa y que Bart es un niño rata.

Bart es un personaje de un niño que es traviezo, berrinchudo, altanero y mal portado, incluso grosero y rebelde. Podría ser que se le ocurriera aplicar el término de “niño rata” a alguno de mis contemporáneos cuarentones que estuviese en una partida multijugador donde hubiese un niño altanero y grosero.

¿Debemos dar diezmo los católicos?

Si este tema blasfemo ya lo traté en otro post, ustedes disculpen, igual lo vuelvo a tratar. Como sea, ya la mayoría de la perrada que visita este post, de seguro ya cambió de página en su navegador y ya no me leen más.

Para ti que aun me sigues, cosa que de verdad te lo agradezco, aunque solo existas en mi enferma imaginación, te voy a contar que realmente no debemos dar diezmo a la Iglesia.

Nomas para estar en la misma frecuencia, te cuento que entiendo yo por “dar diezmo a la Iglesia”. Ésto lo entiendo como que debes dar el 10% de la diferencia de lo que ganaste y de lo que estrictamente requieres para vivir, esto por un año. Para echarle números, si tu sueldo es de $4,000 pesotes, pero gastas $3,500 tan solo en medio comer y medio vivir, pues te quedan $500, de esos, por 12 da $6000 pesotes libres al año, de los cuales, estás obligados a darle %10 osea $600 a la santísima madre Iglesia.

Y es que algunas tías, (tías mías no, todas mis tías son buena onda y preciosas), las tías de alguien más, le jalan las orejotas a sus sobrinos cuando éstos arrugan el sobrecito del diezmo y lo lanzan al bote de la basura.

Segun cuentan estas señoras que está escrito en la Biblia el deber de dar diezmo, y ahí te sueltan palabras y números, algo que más o menos suena así
“Casio Ediffice” 12:23
Bla bla bla, si no te caes con la lana, arderás en el infierno porque los camellos pasan por las agujas.

¿Por qué el 10%?, no lo sé, tal vez porque “diezmo” comienza con la palabra “diez”, estoy todo confundido con ésto de la Biblia, en unos lados dice que lo mínimo es el 10%, en otros que a según tu corazón. Tal vez para hacernos las cuentas más sencillas nos dicen: “10% de tus utilidades”.

Realmente no tengo ganas de ir al website del vaticano para checar si en realidad la Biblia establece que debemos pagar el diezmo. Viene extra, después de todos, la Iglesia Cristiana es la que dice que si debe estar en la Biblia y que no. Pero si tu sabes en que parte dice, nomas para satisfacer mi morbo, te pido que me lo digas en un comentario.

Hace algunos días estuve un poquitillo desanimado pues porque yo creía que la religión que me inculcaron no me obligaba a desembolsar cada año como lo hacen otras religiones. No es que aun me considere católico, pero si estaba en mis planes transmitirle a mi hijo esta religión ya que la consideraba como una de las mejores de las que yo había escuchado hablar, y parte de su atractivo es que los lideres ya eran muy ricos, y que supuestamente no obligarían a amenazar a la perrada que no daba diezmo.

Y lo estuve pensando durante mi hora y media en el tráfico matutino. Primero, considerando que la perrada que daba el diezmo era estúpida si lo daba, y todavía más estúpida si lo daba completo. Y ya de plano usaría otro calificativo para describir a quienes dan el diezmo sobre su sueldo neto, sin descontar lo que gastan.

Pero tal vez por la falta de oxígeno en mi auto o por respirar emanaciones de los motores como el NO2, llegué a la conclusión de que realmente no son estúpidos quienes cumplen con esa imposición. Después de todo, ellos están pagando por un servicio que ellos disfrutan, el servicio de sentirse culpables y pecadores, luego arrepentirse para más tarde recordar que son miserables y pecadores. Yo prefiero pagar el xbox live, pero bueno, cada quien.

Pero, ¿qué ganas tu al dar diezmo?. Según recuerdo, el dinero no se necesita en el cielo. Entonces, nuestros sacerdotes nada tontos nos explican que la Iglesia tiene necesidades terrenales que las debe satisfacer con el aporte generoso de los diezmos. Cuentan que ese dinero se usa para dar mantenimiento a los templos, pago de sueldos y servicios, otra parte para llevar la palabra (dicho de otra manera, para capturar más clientes, osea, pura mercadotecnia), y la otra la guarda el Vaticano. Algo así, solo lo escribo porque es mi blog, si me equivoco deja un post

 

El show del hipnotismo

Imaginen, perrada que aun me lee, la siguiente situación. Acabas de ver un show de esos del Tauros do Brasil, John Milton u otro hipnotizador, y si eres como yo, quedarás escurriendo baba de la pura emoción y lo contarás a la hora de la comida con tus compañeritos de trabajo.

De ahí, siempre sale el listo que nos echa a perder la ilusión y nos mata toda la magia, a él le hace otro segunda y puede que hasta se les unan otros más. Lo peor es que estos canijos tiene razón, y si tu aun crees y quieres seguir creyendo en los hipnotizadores, pues deja de leer porque ahorita mismo voy a contarte lo que los cavernícolas opinaron.

El primero comienza diciendo que el show del hipnotismo es un fraude, que la gente es tonta por regalar su dinero para asistir a ver ese tipo de espectáculos y que son engañados porque los disque hipnotizados solo están fingiendo.

Yo creo que no se trata de un fraude, puesto que casi siempre, este tipo de funciones van acompañadas de la palabra “show” u “espectáculo”. Y el principal fin de un show u espectáculo es el del entretenimiento. No son para quitarte lo ignorante, y en la mayoría de shows y espectáculos, si en el transcurso de la función, algo de cultura se te pega, pues sería un daño colateral, simple casualidad o que se yo.
Aunque algunos shows presentan curiosidades científicas, en la mayoría de los shows se presentan temas fantasiosos alucinados.

Regresando a la plática sobre mesa, tu, aun con la esperanza de que se retracte le dices que algunos si son charlatanes, pero ése NOOOOOOO, ESE NUUUUUUUUUUNCCAAAAA.
Y aquí entra el segundo mata-sueños a reforzar y dice: “él también, yo tuve un hermano, casi primo, al cual le pagaban por asistir a las funciones del hipnotismo”.

Probablemente no esté mintiendo. Muchos son los que quisieran salir en la tele y ruegan, venadean, acosan y hostigan a conductores de TV, productores, actores, artistas u otros relacionados con la tele. De ahí podrían aceptar a unos cuantos para que se hagan pasar por hipnotizados, sin embargo saldría caro andarlos acarreando por toda la república, y la perrada que asistiera dos veces al mismo show en la semana, podría salir decepcionada si ve las mismas jetas.

Entonces, lo que hacen es convocarlos a la discre, tal vez en anuncios de periódico pero sin dar muchos detalles, es decir, tal vez nunca nos toque ver un anuncio que diga: “se requiere palero para show del hipnotizador”. ¿les pagan bien?, bueno, les pagan poco más que una torta de huevo y un frutsi, lo suficiente como para que no se les desmayen durante la función.

Pero, ¿por qué yo no sabía?, ¡¡ohhh!!, ahí te va porque, porque luego los hacen firmar un documento, (sin validez oficial), de que si echan a perder el show, pues serán sometidos a unos tablazos en las pompis.

Pero, pagar una torta de huevo por cada individuo, ¿no les saldría muy caro por solo una hora de show?. Tu tránquilo, todo está calculadísimo, no es solo una hora de show, son hasta 8 horas, quizá más.
Antes de comenzar la función, se les hace una entrevista pequeña tratando de localizar a los que son más extrovertidos, simpáticos, los que no se quedan calladitos y total, los que le van a dar el sabor al show. Cuentas las leyendas que a esos sujetos hasta se les ofrece un gajito de aguacate para su torta.
Luego se hacen algunos ensayos y se les pide a los “voluntarios para ser hipnotizados” que traten de actuar natural, y total. Al principio los participantes permanecen con los ojos abiertos, y por lo general solo se les pedirá actuar a los más graciosos, actuaciones como que se coman una cebolla creyendo que comen manzana y hasta harán gestos de que la “manzana” está empalagosa. Puede ser otro tipo de rutina, sepa, depende del presentador.
Aunque por lo general se convocan a varios voluntarios, más de la mitad no hablará directamente al micrófono. No vaya ser que la rieguen. Tras la tercera repetición, o cuarta, ya que más o menos entendieron la dinámica de la función, se ensaya ahora si, todos con los ojos cerrados, fingiendo que están “hipnotizados”. Me pregunto si te haz fijado que cuando el hipnotizador se para entre dos personas que tienen los ojos cerrados, el presentador hace una pregunta sin decir nombre, y entonces justo la persona que tiene el micrófono es la que habla ¿cómo sabe esa persona que ella tiene puesto el micrófono y que es quien debe responder?.

Tal vez, en algunos casos, alguien más responde, o el hipnotizador es albureado, o incluso el “hipnotizado” baila o hace alguna otra monería. Es posible que el hipnotizador ponga cara de sorprendido, y es que en realidad lo está. Es muy común que entre 20 “voluntarios”, alguno que otro se envalentone y quiera saltar a la fama, quiera ser la comidilla de sus amigos, o simplemente quiera conservar su fama de que es tremendo, y se atreva a aportarle algo de su humor o talento al show, muchas veces de improvisto y totalmente inesperado para el hipnotizador y su equipo de trabajo.
Pero aunque están amenazados, por lo regular le viene muy bien al hipnotizador que la perrada voluntaria le ponga de su propio ingenio al show, le da un sabor diferente, original y auténtico a este espectáculo, pues aunque las preguntas y la rutina sea muy parecida, los espectadores no verán dos funciones idénticas.

Otra vez estamos en el comedor, discutiendo sobre la veracidad de los show de hipnotismo. Te medio están convenciendo, pero tu orgullo hace que te niegues a agachar la cabeza aceptando tu derrota e insistes:
“Pero la prima de la hermana de Juanita la que le vende churros dijo que ella si se quedó dormida desde su asiento”.

Ok, ésto no es fácil de desmentir, y es que los shows y los teatros tienen ya sus añitos de existir y quienes se dedican a éso saben como manejar la música, sonidos, temperatura y hasta asientitos, para lograr que te exaltes o te relajes, que te enojes o que te duermas. Alguna variación en la luz, tal vez manejo de contrastes, música suave, el espectro más grave de la voz del hipnotizador es amplificado, mientras te pide que respires leeeeeento y prooooofunnnndo, tal vez todo éso logre propiciar que entres al sueño.

Ya haz perdido tu discusión en la mesa, y juntos damos nuestra última patada de ahogado y decimos: “bueno, tal vez ése si sea show, pero hay otras funciones que hace Lagrimita y Kostel que si son demostraciones científicas del hipnotismo”.

Y es que yo si creo en el hipnotismo, tal vez no el que se presente en un show de hipnotismo. Tal vez no en el que se programa a alguien para que después de escuchar la palabra “cochi” éste se vuelva un samurai asesino y desalmado que volverá a ser normal al escuchar la palabra “archirrequeterrecontrarrica”. Tampoco creo que se pueda hacer que éste recuerde de cuando fue secuestrado por extraterrestres o que recuerde sus vidas pasadas de cuando era el rey de Apatzingán.

El hipnotismo que creo real, es cuando por la guía de algún psicoloco, te lleve a un estado de ánimo y relajación, para que tu logres comprender porque metes las cuatro patotas, y como conseguir solo meter dos. En este tipo de hipnotismo, el hipnotizado recordará mucho, o casi toda, la sesión.

Otro tipo de hipnotismo que creo que es real, es como cuando permites que te hagan algo que normalmente no estarías dispuesto a hacer, o por lo menos, respingarías para realizarlo. Por ejemplo, como cuando tu esposa te acerca las odiosas tijeritas en las fosas nasales para cortarte los pelillos, por lo general uno respinga, pero tal vez estando hipnotizado, yo cooperaría con el procedimiento pela narices y hasta resultaría menos doloroso.

En estos dos ejemplos, en cualquier momento puedes decir: “¡hey!, no te pases”. Pararte y dejar el lugar.

En algunos otros casos, como cuando quieren convertirlos en “zombies”, que solo vivan para enriquecer a alguna asociación “altruista y desisnteresada”. El hipnotismo dura algunos dias, semanas o meses, primero aíslan al sujeto, lo desconectan de amigos, familias conocidos y hasta de sus enemigos. Después es sometido y doblado mediante tortura física, psicológica y emocional, se le convence de que fue abandonado porque él vale pa’ pura caca. Ya que se siente que es una caca, ellos mismos se encargan de levantarlo y de ahí en adelante, él estará sumamente agradecido y dispuesto a deambular por las calles con su botecito pidiendo dinero para sus “salvadores”.

Y, si, también creo en el tipo de hipnotismo que aparece en la película de “naranja mecánica”.