El té de gordolim

Y mientras la perrada obesa siga buscando como evitar el ejercicio y se niegue a llevar una dieta algo más sana, la industria que ofrece productos “milagro” para bajar de peso seguirá prevaleciendo.

Y uno muy sonado, es el de un mentado té que supuestamente contiene una fruta mágica llamada “garcinia cambogia” (puse un post sobre productos a base de esta fruta en este link).

Al té lo vamos a llamar “té de gordolim”, para aquella perrada que lo compró pues no se llegue a sentir timados después de leer mi post. Lo de LIM, a final de gordoLIM, es para que rime con SLIM, que en español significa “delgado”.

En sus anuncios de radio prometen que puedes bajar 5 kilos en tan solo 15 dias. Si ésto fuese cierto, yo le tendría miedo pues es muy péligroso para el sistema circulatorio esta descompensación de peso.
Piense mi perrada en ésto, su corazón bombea sangre con fuerza para irrigar a su cuerpo, que es un mastodonte. Tiene que hacerlo con fuerza, puesto al pasar por las arterías y las venas tan largas, hay más resistencia al flujo sanguíneo. Si de repente pierdes peso, el corazón seguiría bombeando con la misma fuerza (osea está como descalibrado), y podría dañar los vasos sanguíneos, venas, arterias, y hasta el mismísimo corazón.

Me llamó la atención este té porque en su publicidad aseguran que además de tener la fruta mágica garcinia cambogia, le agregan todavía un extra plus de magia, pues aseguran que su té  ayuda a generar un “efecto termogénico”.

¿Qué es el efecto “termogénico”?, bueno mi querido y bruto léctor, el efecto termogénico se refiere a la cantidad de calorías que nuestros aparatos digestivos necesitan para digerir, llevar los nutrientes de aquí para allá, guardarlos los nutrientes, etc. Esta cantidad de calorías está en relación a la cantidad de calorías que el alimento aporta.
Supongamos que el alimento aporta 100 calorías, entonces el aparato digestivo empleará de 3 a 4 calorías, si se trata de grasa, de 10 a 15 calorías, si se trata de hidratos de carbono (osea frutas, verduras, cereales, en general, macronutrientes de origen vegetal), y gastará de 25 a 30 si se trata de proteínas (como las de la carne, o proteínas como las del aguacate, nueces, entre otras cosas).

Dejemos un ratito al efecto termogénico, para mencionar los otros mágicos ingredientes que contiene este té y lo que supuestamente aportan.

Ellos dicen que tiene:

  • la garcinia cambogia, de la cual el componente más importante de esta fruta, incluído en este té, es el ácido hidroxicítrico, que tiene la gracia de “inhibir” o desaparecer las ganas de comer. Hasta donde sé, es verdad, sin émbargo dudo que se incluyan las otras maravillas de esta fruta, como el potasio y las vitaminas.
  • la bromelina, que es una enzima que ayuda a dividir las proteínas y a asimilar los aminoacidos. La piña es muy rica en bromelina, lo que me hace suponer que es mejor comer una rodaja de piña que tomar este cochino.
  • Té verde, dicen ellos que para “ayudar en la retención de líquidos”. Sin émbargo, el té verde por si solito, dicen los japoneses y los chinos que es buenísimo para la salud, que bien chido para el corazón y el cérebro, que disque hasta ayuda a mejorar el metabolismo, las funciones renales, entre otras varias maravillas, pero en ninguna de sus propiedades mágicas está la de “bajar de peso”. Aun así, con todas y estas maravillas del té verde, no hay un estudio serio que lo corrobore, por el momento vamos a suponer que es bueno tomar té.
    Mi teoría de conspiración me hace creer que no es por estas propiedades por lo cual se incluye al té verde, supongo que lo incluyeron porque contiene una sustancia que causa adicción: la cafeína. ¿Por qué no café?, bueno, el café es más amargo.
  • Por último, contiene algo que comienza a sonar mucho en el mercado para los gordos: la L-Carnitina. Esta es una “amina” que se descubrió que tiene algo que ver con el transporte de ácidos grasos hacia las mitocondrías de las células. La mitocondria es la parte de la célula en donde se “quema” al ácido graso con el oxígeno para obtener energía eléctrica; como próductos de desecho queda  vapor de agua y anhídrido carbónico (osea dioxido de carbono, para la perrada corriente, nomás que no sé porque le dicen “dioxido”, si el carbono no es metal, pero bueno, ignorante que es la gente corriente). Además de otros desechos.
    Esta amina se fabrica apartir de la lisina (se acuerdan de la película de parque jurásico), y de la metionina (la neta ni sé), la onda es que estos aminoácidos son muy comunes y un cuerpo común y corriente, aunque sea de gordo, no debería tener problemas para producir toda la L-Carnitina que necesita.
    Más aun, si comes L-Carnitina ya sea por medio de pastillitas, té, tomando alimentos que la contengan, etc, la L-Carnitina es despedazada en sus dos aminoacidos, y éstos son usados para construir, ya sea la L-Carnitina, o en el caso de la lisina, el colágeno, y sabe que más.

Regresemos al “efecto termogénico”, le voy a dar crédito de que si contribuye solo un poquitito a aumentar el “efecto termogénico”. Que no solamente vas a gastar más energía en digerir el té, sino que también en digerir todos los demás alimentos.

Sin émbargo, si es que la gente lo toma y baja de peso, no es por las otras propiedades maravillosas, sino simplemente se debe a que este té les quita las ganas de comer (se acuerdan que contiene  ácido hidroxicítrico).

Esté té, ni ningun alimento, tiene la capacidad de ser un “quemagrasa”. ¿Por qué?, porque siempre vas a obtener más “calorías” de las que necesitas para digerir, transportar, almacenar, etc,  un alimento. Entonces, si por mera casualidad, para procesar una penca de nopal y tu vasito de té de gordolim, gastas 20 calorías de 100 que te da (el nopalito y el té), aun quedan 80 calorías que se van a convertir en grasa. Osea, si comes más alimento “quema grasa”, pues más vas a engordar.

Creo que bajar de peso, simplemente dejando de comer, no es la manera más sana de poseer un cuerpo saludable y hermoso. Tal vez lo sea para quienes vacían a las máquinas engordadoras que venden chucherías en las oficinas, pero muchos de nosotros los gordotes comemos lo mismo y en las mismas porciones, que otros compañeros que están delgados.

Hay más, conforme dejamos de comer, el cuerpo cambia la manera de administrar la grasa. Es decir, de alguna manera el cuerpo establece un “stock mínimo” de grasa, como medida de seguridad. Dicho “stock mínimo” es diferente en cada persona. Y es muy útil, en casos de alguna crisis social, cataclismo natural o sabe, algun evento que nos agote nuestros recursos en nuestra región, pues estas reservas guardadas como “stock mínimo”, podrían salvar nuestras vidas, al menos hasta que lleguemos a otro lugar.

Disminuir la ingesta de alimentos (digo, que comas menos que tus compañeros que si están flacos). Será maravilloso durante la primera semana, primer mes, o primer trimestre.
Si gastas más calorías de las que has consumido, indiscutiblemente obligará a tu cuerpo a que le pida a tus tejidos adiposos que liberen más grasa, para así consumirla, y así hasta llegar a su “stock mínimo”.
Cuando se alcanza el stock mínimo, el cuerpo no comprende que lo quieres más delgado, y por lo tanto se paniquea y se pone en alerta. Tu cuerpo percibe esta baja de alimentos como si estuvieras en péligro, cómo si ya no hubiese más alimento disponible y realiza las siguientes operaciones:

  1. Sube el “stock mínimo”. Por decir un ejemplo, si antes se guardaban 10 kilos como emergencia, ahora se incrementa esta marca para que se guarden 12, 14 o 15 kilos.
  2. Digiere sus propios músculos, para así luego convertirlos en grasa y llegar a su stock mínimo.
  3. Alenta el funcionamiento del colon, con la intención de que se capte el máyor número posible de calorías y nutrientes
  4. De seguir percibiendo la falta de alimento, partes de nuestra corteza cerebral (osea la parte más gris y pensante)  es “sacrificada” para ser consumida

Para cuando se nos ocurra que ya estuvo suave con “la dieta”, que disque hemos alcanzado nuestra meta, y para cuando nos permitamos regresar a nuestros hábitos alimenticios anteriores a la toma de este té. Estaremos en la situación de que “YA NO HAY MUCHO MUSCULO”, y ahora, la obtención de las grasas de la comida es mayor. Tal vez a ésto se refieran cuando mencionan el “rebote”.

Pronto recuperamos el peso “perdido”, y ahora será más dificil empezar cualquier ejercicio. Es hora de gastar otros $450, $950 o hasta $2995 pesotes en cualquier otro té, o suplemento alimenticio, y comenzar de nuevo, a perder más músculo, y a aumentar el “stock mínimo” de grasa.

La mejor manera de bajar de peso es tener una rutina de ejercicio y una dieta equilibrada que puedas mantener durante toda tu vida, dia tras dia. Si su dieta para adelgazar solamente la pretenden llevar por 3 meses, o 6 meses, o hasta que estén en su “peso”, mejor ni la comiencen, tan pronto la dejen volverán a subir.

Entonces, no nos queda a otra, mis camaradas gordinflones, debemos realizar ejercicios. A muchos no nos gusta, ponemos de pretexto que cuando salimos de la chamba ya estamos muy cansados, o que no tenemos tiempo, o que sé yo. No sé si lo quieras tomar como consejo, pero a mi me ha funcionado realizar 20 minutos de ejercicio, de lunes a viernes, por las mañanas, antes de bañarme para irme a trabajar.
La neta, no me siento mejor, ando todo adolorido y más hambriado. Y me es muy decepcionante bajar casi un kilo por mes.

Y no les puedo mentir, si realmente creyera que el té, además de ayudarme a perder peso, es bueno para la salud, no me dolería pagar los $450 pesotes que cuesta el cochino frasquito.

Otro detallito que se les escapó en la publicidad del té de gordolim, es para las mujeres embarazadas que deben tener cuidado al consumir tés, ya que algunos tés podrían ocasionar un aborto.

Consulten con sus ginecólogos, o médicos, sobre consumir té de cualquier tipo, incluyendo al té de gordolim, y también cualquier producto (aunque digan que no es medicamento) que ayude a “bajar de peso”.

Si les aparece de pura casualidad publicidad de productos milagrosos para bajar de peso, por fávor dejen un comentario diciéndome cual fue, para bloquearlos. Prefiero dejar de ganar mis 0.15 centavotes que me darían por sus clicks, a que este pulguiento blog promueva esos productos mugrosos.