Sobre la película: “Dios no está muerto””

Áyer ví la película de “Dios no está muerto” en el Netflix porque vi que el muchacho tenía en común conmigo lo del un maéstro de filosofía ateo.

En este post voy a contar el final o partes de la película que habrá perrada que prefiere no saberlos hasta no ver la pelí, si tu eres uno de ellos, puedes parar de leer ahora.

El tema principal de esta película es sobre un maestro de filosofía que les pide a sus alumnos que para pasar su clase simplemente deben escribir en una hoja en blanco las pálabras: “Dios está muerto”. Pero un alumno rechaza la oferta, el maestro, para avergonzar al alumno, le pide que entonces se prepare para exponer sus argumentos por los cuales defiende la existencia de Dios, todo éso delante de una clase de como 80 alumnos. Maestro y alumno acuerdan entonces que los demás alumnos sean quienes digan si el alumno tiene o no razón en decir que “Dios no está muerto”.

El maestro de esa película se parecía tanto al mío, eran pocas las diferencias, una de ellas era que para mi maestro, la religión era “el opio del pueblo”, mientras que en la película era un virus mental.

Regresando a la película, el debate sobre la existencia de Dios es en sí más como un chisme de coto que un debate serio. Fulanito dijo ésto, pero Manganito le contestó con esto otro, entonces Fuchilanga luego respondió ésto.

El profesor hace referencia a una frase que Stephen Hawking escribió en un libro llamado: “El Gran Diseño”:

 

Dado que existe una ley como la de la gravedad, el Universo pudo y se creó de la nada. La creación espontánea es la razón de que haya algo en lugar de nada, es la razón por la que existe el Universo, de que existamos. No es necesario invocar a Dios como el que encendió la mecha y creó el Universo.

El mocoso no sabe como revirarla y el maestro en tono de burla le dice al alumno: ¿entonces tu, un simple estudiantillo se siente más fregón que Stephen Hawking?.  

Fue hasta su segunda exposición que el alumno supo como contestarle, al más puro estilo que usan los tergiversadores fue como este mocoso se la sacó.
Usando la misma frase, la descomponemos en oraciones lógicas, luego le damos un significado parecido, después no hacen lógica:

El chamaco mete frases entre líneas, revuelve y engatuza a todos, incluyéndome, y más o menos le entendí de que si Stephen Hawking afirmaba que si había una razón para crearse el universo, es porque alguien quería que se creara, entonces si el Universo no existía antes de su creación, pues no era lógico pensar que el Universo era quien creía que debería crearse.
Para ponerlos en términos de programadores, es como querer insertar un registro hijo en una tabla llamada “razon”, antes de haber insertado el registro padre en la tabla “universo”, que ambas tablas estén vacías, y que el campo de llave foránea de la tabla “razon” no acepte nulos . Truena, no se puede insertar razon sin antes crear el Universo, pero Hawking dice que hubo razón antes del universo. Snifffffffffffff, ME CONFUNDEE.

 En una tercera y última exposición se ataca a un argumento que muchos ateos resentidos contra Dios usan para negar su existencia.

El argumento es: “Si Dios es tan bueno y quiere lo mejor para nosotros, ¿por qué permite que nos pasen cosas malas?. ¿por qué las guerras, enfermedades, desastres naturales, sufrimiento, hurtos, robo, etc?”

 Para poder darle traste, y ya como aceptada la posibilidad de que Dios existe, el escuincle dice que se nos concedió el libre albedrío. Osea, que tenemos la capacidad de elegir si hacemos el bien o el mal hacia los demás. Que así, pues seremos capaces de unirnos con Dios y más bla bla bla.

Total, una y otra vez se maneja que quienes no creen en Dios deben realizar un esfuerzo de magnitudes semejantes para negarlo al esfuerzo realizado por aquellos que afirman la existencia de Diosl. Si me preguntaran a mí estaría de acuerdo que por más científico que quieras ver un fenómeno, o evento, o lo que sea, siempre hay algo que no puedes comprender o entender del todo, algo que obvias y en lo que simplemente debes “tener fé”.
Como programador, sé que mis datos que le muestro al usuario en su pantalla, no siempre estarán en el mismo lugar, cambian de localidades, osea se mueven en la RAM, y luego se regresan al disco duro, no siempre en el mismo séctor, a veces ni siquiera están en la misma máquina. Entonces solo me queda tener fé en que el código que escribí regrese esos datos que son los que el usuario desea ver.

No me gustó que en la película nos marcaban cual Dios era el mero mero. Sale una musulmana que se convierte en cristiana y su padre la saca a la calle como perrito. La muchacha va y chilla con los reverendos, y una de las cucarachas del templo le dice que pues ella le va a echar la mano, entonces es como una nueva vida para la muchacha, una vida más feliz porque ya no tendrá que cubrirse la jeta, y además porque ya no tendrá que esconderse de su papá para practicar la religión cristiana.

Para fines prácticos te dicen que la vocecilla que escuchas dentro de tu cérebro, o el impulso sin razón aparente  de hacer algo o ir a algun lugar, pues que se trata del mismísimo “Espiritu Santo” hablando contigo. Malo, cuando yo ando bajo mucho estrés, pues no escucho ni una o dos vocecillas, ¡”oigo” un montón de voces!, a veces son diferentes, ¿cómo saber cual de todas es el espiritu santo?

Si ésto no fuera poco, en la película trata a los personajes que profesan al cristianismo como que si tuvieran superpoderes. Es el caso de un grupo de rock cristiano que tienen comunicación directa con Dios. 

Al final de la película, todo es alegría y felicidad. Todos los áctores principales están sonriendo, y algunos hasta sonriendo con lágrimas en sus ojitos, como que aquí tratan de aprovechar las neuronas espejo de los televidentes para crearles una felicidad de “estar con el Dios verdadero”. Sin émbargo, algo se tiene que hacer con el maestro ateo, algo que convenza a la perrada de que se convirtió al cristianismo y que ya no se desconvertirá.

Bueno, pues para convertilo, nada como un fatal accidente que le ocurre al pobre profe justo delante de los reverendos que por una muy rara circunstancia estaban precisamente en el mismo cruce de calles. Casi casi como para que el espectador se dijera: “ah, pos Dios los puso ahí”. Entonces, como ya he dicho antes, los ministros de la fé tienen comunicación directa con Dios, y le dice a uno de ellos, al negrito, que al profe se lo iba a cargar pifas, que lo que le quedaba era salvar su alma de ser llevada al hórrible infierno.
No, pues que el profe se pone vivo y dijo: “si me subo a tu tren”, y vámonos. Final felíz para el profe.

Como se supone que estaban dentro de un concierto, pues no me pareció raro que la música aumentara mientras sonaba una canción en la que le echaba porras al buen Dios, como intentando aumentar la euforia entre la perrada que viera esa película, al final los mocosos del grupo del rock les pide a su público que les envien un mensaje de texto a 10 de sus contactos con la frás;