Pase usted señor Perro

Hoy, mientras venía a trabajar vi a un perro parado en el carril de sentido contrario mirándome. Me imaginé que el perro pretendía cruzar la carretera que es de doble sentido, un carril por sentido.

Detrás de mí aun venían varios autos, así que pensé que sería buen gesto darle el pase para que así el perro no tuviese que esperar a que dejaran de pasar los autos.

Me detuve, y el perro me miraba sin caminar. Tal vez, conociendo lo animales que llegamos a ser los de la perrada, el perro sabía que yo podría hacerle la tontería de aventarle el auto.

 

Le  hice la seña con la mano, tal cual se la haría a otra persona, de que le estaba ofreciendo el paso: “Pase usted señor Perro”. Y fue solo hasta entonces que el perrito cruzó la calle.

Pase usted señor Perro

Hoy, mientras venía a trabajar vi a un perro parado en el carril de sentido contrario mirándome. Me imaginé que el perro pretendía cruzar la carretera que es de doble sentido, un carril por sentido.

Detrás de mí aun venían varios autos, así que pensé que sería buen gesto darle el pase para que así el perro no tuviese que esperar a que dejaran de pasar los autos.

Me detuve, y el perro me miraba sin caminar. Tal vez, conociendo lo animales que llegamos a ser los de la perrada, el perro sabía que yo podría hacerle la tontería de aventarle el auto.

 

Le  hice la seña con la mano, tal cual se la haría a otra persona, de que le estaba ofreciendo el paso: “Pase usted señor Perro”. Y fue solo hasta entonces que el perrito cruzó la calle.