TV de paga y TV abierta

En México no tenemos muchas opciones de señales de televisión. El negocio de la televisión lo acaparan 2 televisoras: Televisa y TV Azteca. En algunos lugares también podemos contar con señales de algunas universidades, como el canal 44 de la UdG, canal 6, el once TV entre otros.

He escuchado a muchos de la perrada decir que la programación de la televisión abierta es básura, por lo general se refieren solamente a los programas de TV Azteca y Televisa.

Para poco más de la mitad de la población mexicana, los programas transmitidos por este par de televisoras constituye su primer fuente de entretenimiento.

Después de todo, sus sueños, gustitos y fantasías que no se pueden costear, las ven cumplidas en sus artistas favoritos. Y si los artistas disfrutan, la perrada también.

Los programas de estas dos televisoras son muy criticados por perrada de clase media, media – alta. Una de las quejas más comunes es que estos programas tienen muy bajo nivel educativo.

Este tipo de perrada criticona, ha encontrado en la TV de paga como Dish, SkyTV, Megacable, Telecable y otras cableras, otra opción de entretemiento que ellos consideran les ayudarán a aumentar su aservo cultural, su criterio, sus conocimientos, y en general, con lo aprendido, podrán mejorar sus situaciones. Algunos consideran que sus hijos al ver tales canales obtendrán mejor aprovechamiento éscolar, y con ellos mejores condiciones socioeconómicas.

Sin émbargo mi perrada, esto no es del todo cierto. Muchos de los programas transmitidos por los canales de la TV de paga también son transmitidos por la TV abierta. Si no son los mismos, entonces hay similares.

Por ejemplo “Ni Hao Kai Lan”, un programa educativo infantil que enseña sobre moral, aritméticas básicas, lenguaje y cultura china. No lo pasan por la TV abierta, pero pasan uno casi similar como “Dora”.

Aun así, algunos me dirán que hay más y mejores programas, con más contenido, de los que nos puede ofrecer Televisa y TV Azteca. Estoy de acuerdo, no les puedo negar este hecho.

El problema que le veo de elegir como fuente de conocimiento y educación a la televisión, y en especial a la televisión de paga, es que muchos de sus programas podrían resultar nócivos si el televidente no tiene un previo conocimiento bastante alto del tema que se está tratando en tal programa.

Algunos de estos programas, como “Tabú”, podrían reforzar cónductas que son para el televidente péligrosas, o que no son aceptables por la sociedad en donde vive. Estas cónductas expondrían a nuestro muy “culto” televidente a provocarse lesiones físicas, o a ser marginado, rechazado en buenos empleos, o de plano, en algunos lugares como en SAM’s Galerías, el gerente del restaurant lo podría invitar amablemente a comer en otro lugar.

Otros programas, en donde presentan dos teorías que se confrontan y tratan de determinado fenómeno, a menudo en el programa las opiniones, testimonios, evidencias y demostraciones están más cargadas para ápoyar una de las dos teorías; la cual es la teoría más pópular y muchas veces, también es la más equivocada.

Por otro lado, los programas son repetidos, y si no se repiten en una semana, su tema sí.

Por tal mótivo, mi perrada que tiene contratado TV de paga, no se me sientan más chuchos que los que prefieren la TV abierta. Si no tienes buena formación académica, es casi como si le echaras gasolina roja a un vochito (vochito sin turbo).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.