La adivinación no es un don de Dios”

Un dia que quería auto desvenarme se me ocurrió escuchar en el radio al programa de Víctor Manuel Luján. Y dí con el clávo, justamente estaba ahí un tal Paulino, quién es una especie de Walter Mercado, pero regional.

Paulino, (Paulino Martínez Gallaga), dice que es un “chamán” y hasta presume de su supuesto linaje indígena. Si quieren saber más de este compa, tiene su página web. Como de entrada a mi me cae gordo, pues no pondré el link aquí para que los buscadores no le den ranking. Ustedes googleanle como “chaman Paulino”.

 Sobre el chamanismo, Paulino habla poco o casi nada, ni siquiera esperen que nos sepa curar una colitis, así que si tienen colitis, les sale más rápido, bárato y séguro que compren en la farmacía ranitidina.

El chamán Paulino predica un sincretismo entre la religión católica y otro tipo de religión de reciente creación inventada por arqueólogos frustrados (se acuerdan del fin del mundo 2012, bueno, más o menos va por ahí esa segunda religión).

Paulino al igual que otros adivinadores, dice que Dios les ha dado el poder de predecir el fúturo, y de pasada les dio también el pérmiso.

Que la adivinación es un don que les dio Dios, y si viene de Dios, entonces no puede ser malo. Y ya que tienen ese don, que ellos simplemente lo utilizan para áyudar a la perrada.

Me llama la atención el desconocimiento de su propia religión de la perrada que asisten con reguralidad a misa y que aun así, hacen citas para acudir con este tipo de adivinadores.

Vamos a empezar con los dones que otorga el espiritu Santo. Para la perrada que no lo sepa, la religión católica tiene una forma para conseguir que más perrada asista a sus témplos, no solo el dómingo, sino sábado o entre semana. 
La forma consiste en decirnos que a cada uno de la perrada Dios nos ha entregado un don de entre siete. No me sé el algoritmo que utilize Dios para asignarnos el don, pero se supone que con ésto cumpliremos el deseo de que quiere para nosotros que tengamos vida en abundancia, mera felicidad, que demos testimonio, y que nos vaya chido.

Dicen los de la Iglesia católica que hay perrada que descubre su don, y lo consigue, se vuelven billetudos, con casotas, carrotes y todo, y sin tener que hacer tratos chuecos. Pero hay perrada que cree que su don es otro, lo trata de utilizar y pues nunca le sale nada bien. 

¿Quién nos podrá decir cuál es nuestro verdadero don?, para éso está la Iglesia católica, participando en sus actividades ellos nos ayudarán a descubrirlo y a irlo perfeccionando.

Los dones que otorga Dios son estos 7:

  1. Témor a Dios
  2. Piedad
  3. Ciencia
  4. Sabiduría
  5. Fortaleza
  6. Consejo
  7. Entendimiento

Honestamente desconozco mucho sobre estos dones, sin émbargo les puedo asegurar que la “adivinación” no se encuentra entre alguno de estos dones.

Es más, de hecho, en varias partes de la Biblia se le pide a la perrada que no debemos acudir con adivinadores:

Por ejemplo, Deuteronomio 18-9

9 Cuando entres en la tierra que el Señor, tu Dios, te dará, no aprendas a practicar las abominaciones que cometen esas naciones.


10 Que no haya entre ustedes nadie que inmole en el fuego a su hijo o a su hija, ni practique la adivinación, la astrología, la magia o la hechicería.


11 Tampoco habrá ningún encantador, ni consultor de espectros o de espíritus, ni evocador de muertos.


12 Porque todo el que practica estas cosas es abominable al Señor, tu Dios, y por causa de estas abominaciones, él desposeerá a esos pueblos delante de ti.


13 Tú serás irreprochable en tu trato con el Señor, tu Dios.


14 Porque las naciones que vas a desposeer escuchan a los astrólogos y adivinos, pero a ti el Señor no te permite semejante cosa.

Este santurrón expone en su pelmazo blog&;

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.