Truco de Magia, leyendo tu mente

He visitado varias ciudades (en el cityville) y viendo a una niña maga me aprendí un truco de magia increíble. Me gustó muchísimo el truco que decidí hacer para la perrada una versión más extrema de ése.
Cualquiera lo puede hacer desde su casa, si lo quieres hacer solo tienes que pensar en una persona y después, en la cajita azul aparecerá “ exactamente el nombre de la persona en quien pensaste “.
  1. Al terminar de leer este párrafo, cierren los ojos durante algunos segundos y traigan a su mente a alguna persona. Traten de imaginarla como es, en un día soleado, (con mucha luz), viento moviendo su cabello, con una sonrisa en su rostro. Concéntrense, pueden comenzar ahora.
  2. No le digas a alguien que nombre pensaste, para que así estés seguro de que no se te va a hacer trampa
  3. Cuando desees continuar presiona el botón “Mostrar”.

 

Cooperacha para comprarme mi nuevo reloj

Se me cae la carota de vergüenza al escribir este post, pero sé que es para un fin noble y me atreveré a hacerlo.
Necesito la mucho muy generosa $cooperación$ de la perrada para comprarme el siguiente réloj:

El réloj es marca Urwerk, model UR 110 Torpedo. No es que yo no tenga un buen réloj, ya tengo uno muy bueno que funciona muy bien y me lo regaló con mucho cariño mi amada esposa.
Pero las voces en mi cábeza me dicen: “¡debes tener ese réloj!, ¡comprálo!

Yo no me lo puedo comprar porque cuesta más o menos $80,000 dólares americanos.

Sé que no me lo merezco, que tal vez ni me conoces y mucho menos me estimas un poquito. Pero solo piensa en lo piojoso que te verías al lado de alguien que tenga un réloj que es más caro que tu auto y tu casa juntos.

Seguramente te llevarías una intensiva lección de humildad y quedarías exento de por vida del pecado de la soberbia. ¿Viste?, un pecado capital menos.

Te aseguro que cada centavo de sus generosos donativos será ahorrado para comprar el reloj.

El siguiente contador indica hasta el momento el monto total de sus donativos.

$0.00 pesos

Homenaje a Chespirito

Sé que el mentado “Homenaje a Chespirito” no es más que otra bobería más que se trae el Televisa. Realmente no se trata de un “homenaje”, son solo otras horas más desperdiciadas intentando atraer la atención de la perrada, porque al final de cuentas, lo que Televisa vende es el número de perrada que ven sus canales.

Yo por mi parte, estaría muy felíz si hoy, en lugar de “Homenaje a Chespirito” sacaran algo sobre el “Robocup”, que este año será México el anfitrión, y que también participarán equipos mexicanos.
Es muy interesante hacer que los robots trabajen como equipo, que se coordinen, y que un robot delege responsabilidades a otro, que entre los robots tomen la decisión de dejar que x robot vaya por la pelota.

Pero bueno, es muy interesante para mí, supongo que para la mayoría le es más interesante saber que al “chavo”  se le chispoteó.

Solo me pregunto, ¿por qué deberiamos rendirle un homenaje a Roberto Gomez Bolaños?, después de todo, casi no tuvo competencia, en varias zonas del país el único canal que se veía era en donde salía el Chespirito, y solo había dos o tres programas cómicos.
Támpoco fue muy creativo, siempre repetía chistes.
Támpoco hizo su trábajo de a gratis
Ni fue buen amigo, se agarró del chongo con Kiko y la chilindrina. Obligó a los demás de la vecindad a ceder sus derechos sobre los presonajes que ellos mismos crearon.

Las tablas de multiplicar”

 

Las tablas de multiplicar

A casi a todos los de la perrada nos ha tocado batallar para aprenderse las dichosas tablas de multiplicar. Y el que sea tan dificil aprender estas cochinas tablitas no es porque los niños sean flojitos, distraídos o que prefieran jugar o ver la tele.
El problema está en los adultos, jaja, no le pase la bolita al maestro; de cualquier forma, el maestro recibe su cheque y existe una tolerancia con un número de chamaquitos reprobados, si es su hijito el que reprueban, bueno, ni modo, el sueldo del maestro sigue siendo el mismo.
Cada papá y mamá, (o hermanos) se debe amarrar sus calzonzotes y ayudar al chamaco con el térror de las tablas de multiplicar. Y para empezar, tenemos que cambiar percepción que quizá tenga el niño y por lo cual el niño realmente no tenga interés en aprenderse 100 horripilantes permutaciones (sin contar que se las tiene que llevar muy aprendidas ya para el próximo lunes).
En este post intentaré listar algunos errores que se cometen cuando se le tórtura enseña al niño las tablas de multiplicar. Al final propondré algunos tips que tal vez le sean de utilidad.
No le grite, no le pegue, no lo insulte, no lo castigue
Podría ser muy tentador darle en su mauser al chámaco hasta que se aprenda las cochinas tablas. Realmente es muy fácil y séncillo, no requiere de mucha creatividad propinarle un tremendo coscorrón al escuinclito por cada error. Támpoco puedo negar que maltratar tanto al pequeñín lo hará aprenderse esas “inchis” tablas en muy poco tiempo.
Después de todo, técnicas coercitivas con golpes, insultos, gritos y cástigos han sido usadas hasta en ejércitos. Sin émbargo, muy poco interesa los daños colaterales que puedan ocasionarle a cada uno de los soldados, después de todo, ellos tienen altas posibilidades de morir. Y si no mueren, bueno, no les importa a los generales la vida de sus ex soldados, al fin y al cabo, ya estarán los jefes a punto de jubilarse.
No es culpa del niño el no poder responder cuando lo golpean o le gritan, es un instinto nátural que funciona más o menos igual en todos los animales al estar en una situación en donde su vida o integridad física se ven amenazados. Gritarle o pegarle a su nene hará que la parte del cérebro encargada de su supervivencia tome el control, bloqueando las partes del cérebro necesarias para el aprendizaje.
Usando los golpes o gritos, cuando parece que el niño responde correctamente no significa que el niño “aprendió”, simplemente está usando su memoria de corto plázo para safarse de tus fregadazos, ¿por qué será que al día siguiente ya no recordará la tabla?.
Los insultos calan gachamente, son casi tan dañinos como un golpe bien dado. Los insultos le atacan la moral y el concepto que tiene el niño sobre si mismo. Su autoconfianza no tendrá bases sólidas como para madurar y bueno, de adulto podría ver bastante normal que su pareja, o su jefe, se pase de lanza; después de todo, séguramente él cree que se lo merece porque es lo que su papi y su mami le dijeron.
Decirle “no seas bobito”, aunque son pálabras menos agresivas, son también dañinas. Evite usar cualquier calificativo “negativo” con su niño.
Es mejor decirle : ” 2 por 5 no son 6, son 10″ que ” ¿qué tienes en la cábeza?, ¿caca? “. Aunque ambos enunciados son más o menos igual de largas y le harán saber al niño que se ha equivocado, la primera le es más útil.
Las tablas de multiplicar las tendrán que “re-aprender” años después, con ayuda de sus amiguitos, los cuales no le gritan ni le pegan). Y de las horas de bilis que pasaste con el niño, el niño solamente aprendió que eres un auténtico hijo de tu pinky wonder en el que no puede buscar ayuda ni preguntarle nada.
Las tablas de multiplicar no son divertidas
No sé que les ha dado a quienes sostienen que son divertidas las sosas tablas. No le mienta al niño, no son para nada chistosas. Veálas una vez más y de ser posible respóndame: ¿cuándo fue la última vez que se revolcó de carcajadas al ver las tablas de multiplicar?.

Tabla del 1
1 X 1 = 1
1 X 2 = 2
1 X 3 = 3
1 X 4 = 4
1 X 5 = 5
1 X 6 = 6
1 X 7 = 7
1 X 8 = 8
1 X 9 = 9
1 X 10 = 10
Tabla del 2
2 X 1 = 2
2 X 2 = 4
2 X 3 = 6
2 X 4 = 8
2 X 5 = 10
2 X 6 = 12
2 X 7 = 14
2 X 8 = 16
2 X 9 = 18
2 X 10 = 20
Tabla del 3
3 X 1 = 1
3 X 2 = 3
3 X 3 = 9
3 X 4 = 12
3 X 5 = 15
3 X 6 = 18
3 X 7 = 21
3

Cúchara láser de los corn flakes

Áyer estuve muy emocionado al encontrar una cajita de corn flakes de kellogs que incluía una super cúchara láser. ¡Cuántas cosas maravillosas uno podría hacer!, aunque realmente no deseaba que fuera láser porque nos tostaría las jetas si se nos olvida soltar el botón, pero sin duda sería de mucha utilidad que se pudiera brillar en la oscuridad. Nos daría un rato de diversión al iluminar la leche al meter la cuchara en ella.

Triste descepción

Tras manejar 30 minutos, impaciente por abrir la caja de los corn flakes, me llevé una descepción al ver que la cuchara láser realmente ni brilla, ni prende. ¡Jamás el gallo cornelio me había descepcionado tanto!, pero no se me agüiten , y es que ésa cúchara láser aun podemos hacerla brillar.

Resulta que tiene tamaño suficiente como para alojar una batería AAA, y en la punta hay espacio para un led. El botón, que hasta ahorita está de adorno, puede ser reemplazado por un mini push button. Y si no cabe la batería AAA, no se me agüiten, siempre se pueden usar baterías de reloj.

Como proyecto científico de este año, me propondré a hacer que esa cúchara láser realmente brille. Proximamente pondré aquí paso a paso como hacerle.