Les presumo mi Mitsubishi Lancer”

Las últimas dos semanas fueron muy emotivas para mí. Primero, andaba algo chipi puesto que después de analizar la sugerencia de mi esposa de vender el Clío, todo parecía que ella tenía razón.
Reparar al Clío en la agencia me resultaría mucho más barato que encharcarme con otro auto seminuevo, y nadie me garantizaba que el otro auto no fuera a tener sus detalles. No quería vender a mi viejo compañero de hace casi 6 años, mucho menos ahora que ya sabía como manejarlo y cuidarlo mejor.
A pesar de que mucha perrada diga que Renault es chafa, sigo creyendo que son muy finos, pero no son aptos para la perrada desordenada (como yo) que se olvida de darle sus mantenimientos y que luego, a falta de billete, los lleva a cualquier mecanicucho chafa de la esquina.

Pero el otro argumento que tenía ella también fue muy válido: “la cajuela del Clio se llena al llevar la carreola del bebé”. Comprar una carreola más pequeña no era opción, la carreolita que tenemos es de las más sencillas. Ya era hora de dejar mi carrito de soltero, recién casado y comprar un carrito familiar, más grandote y más chido.

Tras ver varios autos, nuestras opciones eran: Nissan Tiida, Honda Civic y Ford Focus.
No consideramos a Renault, porque el Scala tiene un diseño de carrito viejo, el fluence no era de mi gusto, la cajuela del Sandero también es pequeña y la Koleos ya no es pagable para mí.
Con el Tiida me molesté, puesto solo las versiones más nalgonas tienen bolsas de aire y frenos de aire. A mi manera de ver, todos los autos deberían traer al menos bolsas de aire, mínimo conductor y pasajero.

Honda Civic de la generación 8 ( y ahora la 9 ) me apantalló mucho, con su diseño de avión y su tablero espectacular, me trajo babeando por varios dias.

Del Ford Focus, solo teníamos buenos comentarios de amigos y familiares que tienen algunos. En general, ellos recomiendan Ford Focus ampliamente. Pero, ya no lo consideramos, parecía que nuestro siguiente carrito sería el Civic.

Segundo, una gran emoción al ver que podíamos comprar auto nuevo en lugar de auto usado.
Sé que financieramente parece una mala decisión comprar auto nuevo, puesto que pierdes casi el 25% del valor del auto tan pronto y tenga fáctura a tu nombre.
Por otro lado, un auto seminuevo de hace dos años te puede dar el mismo servicio y sin fallarte durante unos 3 años más (hablando de carritos más grandes como el focus, mazda 3, etc).

Sin embargo, los lotes de seminuevos estaban algo achililladores, los créditos automotrices ofrecen plazos más cortos. Del 2011 al 2010, los plázos son hasta 48 meses, 2009 y 2008, hasta 36, del 2007 al 2005, hasta 24 meses y hacia atrás, máximo 12 meses. Un plazo menor significa una mensualidad mayor, podrías recortar uno o dos chivos, pero al ultimo se corre el riesgo de tener que devolver el auto por no poder pagarlo. Como dicen, más vale paso que dure y no trote que canse.

Los bancos no prestan para comprar auto en un lote, debes comprar el auto en una agencia legalmente establecida. Si el auto que te gusta está en un lote, de seguro el vendedor te venderá una fáctura en $5,000 pesotes, para que para el banco sea como si tu estuvieses comprando el auto en una agencia.

A esos $5,000, hay que sumarle cambios de propietario (que también el del lote se los descuenta al anterior dueño), “gastos de gestoría”, comisión por apertura de crédito, un séguro de vida y otro séguro de auto más caros y obligatorio que sea de la agencia, una tasa de interés más alta porque existe mayor riesgo de que no les pagues a los del banco y de que tu auto seminuevo se deprecie más rápido. Total, todo ésto en conjunto hace que la diferencia en $$$ entre un auto nuevo y uno seminuevo sea poca.
 
Tercero, una triste decepción al saber que no estrenaríamos Honda Civic ese sábado. El vendedor no se movió para iniciar los trámites del crédito, no tenía la versión del Civic que queriamos, támpoco tenía el color, la propuesta de comprar la versión que le sigue ya nos era poco viable.
Nos trató de encasillar para que compraramos el civic que ya tenía en exhibición. Una versión más barata, no porque tendría que buscarlo y tardaría mucho, el color, támpoco.
Comprar Civic 2012, menos, que disque aun no les llegaban (no le creo, ya los tenían anunciados y ya estaban algunos modelos en exhibición).
Parece que recibió desde la gerencia la orden de: “vende lo que aquí tenemos”.
¡Muy mal!, para colmo, para tomar al Clio le pusieron sus “peros”. No querían ellos comprar autos “problema”, así que ahora yo los tenía que convencer, yo debía llevar a mi carrito a una agencia Renault para que lo checaran, ¿la hora?, ok, a la hora que ellos pusieran la cita.
¡Ésos de Honda!, ok, tienen razón, yo necesitaba que me hicieran el grandísimo fávor de venderme un Civic, pero no se les olvide que ustedes necesitan que la perrada les haga el pequeñito favor de comprar sus autos (y más ahora que en el último año sus ventas cayeron un 30%). A mi parecer, estabamos a mano. Los de toma, ¿qué no pueden venderlo por fuera con coyotes?, ¿dónde está su atención al cliente?.

Muy tristes, y con nuestros ojitos empapados de lágrimas fuimos mi bebé, mi esposa y yo a la agencia Mitsubishi más cercana. ¿Por qué Mitsubishi?, ni siquiera estaba considerada, jaja, para su suerte, los vendedores salían del trabajo los sábados a las 2:00 pm, mientras que en ford, salen a las 6:00 pm.

Estaba ahí, un carrillo poco espectacular, con su carita de tiburón. “¡Tu no eres un Civic!” – pensé mientras me contenía las ganas de darle una de mis más racistas patadas.
Al entrar a la agencia de Mitsubishi centro, y para no perder mucho tiempo, preguntamos sobre el color, y si, ¡si había del color!, se veía precioso el carro en ese color, mi esposa de inmediato se alborotó.

Pero, vamos a verlo por dentro. Lo enciende, y otra vez vemos un tablero como el de cualquier carro, nada tan uff como el del Civic. Yo estaba muy ocupado haciéndole el feo al carro mientras el vendedor explicaba algo de los célulares y los iPod’s; “yo no quiero comprar célular ni iPod, ya este cuate ya chafió” – pensé.

De repente, el vendedor se pone a hablar con el auto. ¿¿¿ Qué ???, bato loco, aun no le captaba la onda, hasta que por fin entendí que el auto reconocía comandos de voz para hacer llamadas o cambiar de canción. ¡¡¡¡ WOW !!!!.

Me sigue mostrando más sobre el auto, transmisión CVT (para la perrada que no sepa, es un tipo de transmisión automática que es sumamente suave y chida). Motor MiVec 2.0 (es la respuesta de Mitsubishi a la demanda de motores con apertura variable de las válvulas, ahorra gasolina a bajas velocidades, y cuando se necesita, da mucha potencia). Un supuesto consumo “comprobado” de 16 km/litro, contra los 11.5 km/litro que me rendía mi Clio, eso parecía ser falso.

Cajuela grandota, toma corriente de 120 voltios, ¿bolsas de aire?, si, claro que si hay, tien;

Primer Concurso de “Talento Embotellado”

1er Concurso de “Talento Embotellado”
Ilustra la etiqueta para vino “20:11”

Para la perrada que le guste el chupe fino y que quiera ir a conocer uno de los viñedos de más categoría que hay en nuestro país, ya hay un concurso en donde podrán ganar un viaje con gastos pagados a “Viñedos Santa Elena” en Aguascalientes. Las bases del concurso están en http://www.wineart.com.mx/Bases20-11.aspx

El concurso se trata de crear la etiqueta para una botella de vino, tomando como inspiración alguna disciplina deportiva que estará presente en los juegos panamericanos de este año 2011. Disciplinas deportivas a considerar:  Atletismo, Baloncesto, Balonmano, Beisbol, Clavados, Canotaje, Ciclismo, Esgrima, Fútbol, Gimnasia, Natación, Lucha Grecorromana, Levantamiento de Pesas, Patinaje, Remo, Tenis, Triatlón o Voleibol.

Supongamos que no ganes el primer lugar, pero no te desanimes. A los tres primeros lugares se les dará un reconocimiento, se les publicará su trabajo en la revista KY Magazine, y además sus trabajos estarán en exposición.

 ¿Te imaginas que un diseño tuyo sea publicado en una revista de cultura que tiene gran aceptación entre la perrada culta?, te subiría de nivel, ya sea si eres freelancer $$$, o empleado. Ya estarías en condiciones de negociar un aumentillo. (Aumentillos no garantizados).

La convocatoria está dirigida a la perrada en general, que sean mayores de 18 años. No es obligatorio ser profesional o estudiante de arte o diseño, pero si vas a necesitar ser un ninja gráfico, puesto de seguro, van a entrar chavos locos alusines que si se discuten.

Tienes hasta el 30 de julio del 2011 para inscribirte, pero no te me mortifiques si no alcanzas a entregar tu etiqueta en esa fecha, ya que tienes hasta el 15 de agosto para entregarla

La inscripción es completamente gratis y la puedes hacer sentadote frente a tu compu, ya que solo tienes que enviarle un email a contacto@wineart.com.mx  con los siguientes datos:

  • Nombre completo
  • Teléfono célular
  • Teléfono fijo
  • Dirección
  • Ciudad y Estado
  • Correo electrónico
  • Con el Asunto en el correo electrónico: “Registro Etiqueta Vino 20:11”

Si piensas participar, pero aun no tienes idea de que etiqueta hacer. No hagas decidia, aseguráte de inscribirte primero, ya verás que las ideas te vendrán después.

Para que no te descarten tu super etiqueta, tienes que apegarte al siguiente formato.

Tamaño: 29.7 cm x 42 cm (A3 – vertical)
Formato: jpg
Modo de Color: RGB
Resolución: 150 dpi

No seas piratón, solo se aceptarán  trabajos 100% originales, que nunca antes los hayan publicado. No te vayas a volar los logos de los aros olimpicios, mascotas, ningun dibujito usado para promover los juegos panamericanos ni olimpicos. Mucho menos te piraties los logos, slogan, imagenes de algun club o de lo que sea.

 

Más  información: http://www.wineart.com.mx/Bases20-11.aspx

 

Ahora es cuando pueden demostrar que son muy perrones.

 

El mágico fáctor de transferencia

Escuché en el radio a un cuate que estaba promocionando un producto que disque contenía algo llamado: “fáctor de transferencia”.

En el segmento que escuché, esta persona le decía a la perrada del auditorio que había personas con VIH y SIDA que se habían curado gracias a tomar ese producto. Diría la marca, pero no la diré, para que la perrada se cuide de todos, no solo de uno.

El argumento para vender ese producto es que fortalece el sistema inmunológico. Y hacen ver este sistema como “el médico del cuerpo”. No es raro que también afirmen que cura el cáncer su producto, ya que califican al cáncer como una enfermedad “autoinmune, crónico, degenerativa”.

La manera de fortalecer al sistema inmunológico es que la perrada, (enferma o no), tome su cochinada. Se supone que contiene unas móleculas que se llaman: “fáctor de transferencia”, que hacen que nuestras defensas conozcan más tipos de amenazas y ataquen.

Lo que si es verdad, el fáctor de transferencia si es una mólecula, compuesta principalmente de amino ácidos y descubierta por Henry Sherwood Lawrence.
El “fáctor de transferencia” producen antígenos específicos para las inmunidad célular, ayudan a unirse los antígenos, retardan la hipersensibilidad, ayudan a producir “linfocinas”, osea, otras móleculas fabricadas por unas células llamadas “linfocitos” .
Las linfocinas son como marcadores químicos que atraen a unas células glotonas “macrófagos”, que se encargan de comerse a las células infectadas o a los agentes invasores.

Las investigaciones se hicieron sobre conejillos de indias infectados con turbeculosis, así como pruebas in vitro. No recuerdo bien todo este relajo que traía este Lawrence, para quienes quieran saber más, pueden buscar algo sobre DTH, MIF y etc.

Parece que la teoría les da la razón, incluso, en una página donde anuncian su producto mágico, ponen un testimonio que dice más o menos que antes, su nieto se enfermaba  mucho de gripe, le daban antibióticos pero no le funcionaba, y que después de probar el fáctor de transferencia, el nieto se sanó.
Puede ser cierto el testimonio, la gripe es un virus, de sabe que tipo, los antibióticos no funcionan sobre virus. Sin embargo, el virus de la gripe se debilita y muere con el cálor. Al mismo tiempo, el sistema inmune del nieto va conociendo al virus y lo va atacando mejor a medida que lo conoce. Para que el chiquillo se curara de la gripe, bastaba con estar quieto, en cama, comiendo té y caldito de pollo bien calientito. Juguito de limón, guayaba y otros con vitamina C.
Si se cuida el escuincle. Le den, o no el producto mágico del fáctor de transferencia, el chiquillo se curará.

Sin embargo, no hay estudio alguno realizado por algun científico respetable que demuestre que realmente las personas mejoran su salud al ingerir el mentado producto mágico que contiene el fáctor de transferencia.
En muchos países, los gobiernos no permiten que vendan los productos basados en el fáctor de transferencia bajo el nombre de “medicina”.
Por lo tanto, ellos tratan de venderlos como “suplementos alimenticios”, “nutraceuticos” y sabe que otros nombres que se escuchen apantalladores, (solo les falta meterlos en el shampoo).

En resumen, no sirve tomarlos. Es tanto decir que puedes beber (Advertencia, esto es solo una suposición, no lo hagan) un licuadito delicioso de limadura de hierro, para que aumentes la cantidad de hierro en la sangre (). Al aumentar la cantidad de hierro en la sangre, aumentarás la cantidad de glóbulos rojos, lo que se traduce en una mejor oxigenación del cuerpo. Mejorando rendimiento, fuerza, bajarás de peso y te haría sentir lleno de vida y energía.
Todo suena chido, sin embargo, la limadura de hierro desgarraría las paredes del esofago, estómago e intestinos, que podría provocar hasta la muerte.

Así como no es necesario consumir hierro directamente como tal, ( ya que el hierro lo obtiene el cuerpo después de comer alimentos como los frijoles). Támpoco es necesario consumir productos con “factores de transferencia”, ya que nuestras células se encargan de producirlas, y también pueden ser transferidas de madre a hijo durante la lactancia.

¿Son malos los Renault Clios y los Platinas?

Después de dos semanas, otra vez traigo mi Clío. Sucede que le fallé en mi diagnóstico sobre que era la gasolina lo que estaba afectando al motor. En realidad se trataba de una de las poleas del árbol de levas, se desoldó y tronó.

 El motor del clio (y del platina), trae los engranes del árbol de levas (es la vara que gira para abrir y cerrar las válvulas) fábricados como en dos partes, es decir, un anillo dentro de otro. Están soldados con unos 8 puntitos de soldadura de microalambre. Sin embargo, esta soldadura no resulta muy duradera, tal como tristemente averigüé.

Quienes tengan un clio o platina, y aun no les haya tronado este engrane, corránle que vuelan con su mecánico de su preferencia para que las refuerzen. Este carrito me ha fallado mucho, a pesar de darle sus servicios y de que yo ni lo corro, y en el Internet leo que escriben pestes de Renault. Me estaba iendo con la fintota de asegurar que era un mal auto.

 Sin embargo, ya van dos amigos, uno que es propietario y otro que apenás va a adquirir un Clio. Ambos dicen que los carros son muy buenos. El que ya posee el auto, lo quiere mucho y está muy felíz. La mayoría de la perrada que conozco que posee Clio o platina, están contentos, y todos responden: “bueno, éste no me ha fallado, bueno, al menos hasta ahora”.

 Hablando con mi mecánico, me dice que Renault es una de las marcas más finas, que sus motores son de los mejores y su rendimiento es muy bueno. Que tienen un problema, porque cuando fueron introducidos a México, que vino el R18, tenían la bronca que estaban diseñados para Francia, y era más frío que México, así que los motores tronaron. Sin embargo, los nuevos Renault son adaptados al clima, carreteras, y hasta cultura de cada país.

Otra cosa que tienen, los Renault y los Peugeots (también buenos autos), los motores son distintos a los motores americanos. Los mecánicos acostumbrados a motores americanos, se dan de topes al revisar un motor europeo, ya que ven todo alrevés. En resumen me dijo: “yo la verdad no le veo nada de malo a tu motor” – me recordó que aunque ya pasa de los 100,000 km, las emisionas dañinas para el medio ambiente son casi nulas. El consumo de cómbustible sigue siendo bajo. Y me asegura: “si lo quieres cambiar, ya es por tu gusto”.

Ya mi léctor imaginario habrá descubierto quien es el que está mal. Efectivamente, yo soy mal conductor. Al entregarme el auto, mi mecánico me dijo: “quiero ver como conduces”.

Más tarde, me dijo: “a pesar de que vamos lento, traes muy revolucionado tu motor, ésto hace que te dure menos”. Los cambios yo los hacía entre las 3,500 y 4000 rpm. Es decir, podía ir a 3000 rpm durante 20 minutos o más. Esto provoca un enorme cálor y desgaste en los baleros, no solo de las poleas, sino en todos los báleros del motor (la vez pasada, la pólea literalmente se me derritió).

Lo más adecuado es meter los cambios pasando de los 2,500. El auto debe ir corriendo entre 2,000 y 2,500 rpm. Lo traje así ayer y se me calentó muy poco. Ya llevaba 10 minutos de uso, y aun no alcanzaba su témperatura de operación.

 Los servicios, yo los hacía entre los 15,000 km y los 20,000 km. Me habían dicho en la agencia que eran cada 15,000 km, por decidia, a veces me pasaba “un poquito”. Tal vez por estrategia méntirosa y ensartadora de las agencias aquí en México prometen que sus autos casi ni requieren mantenimiento, como los nissan, que se les da cada 10,000 kms.

Como sea, Los servicios se deben dar cada 5,000 km. Y más porque es un auto con mucho kilometraje. El motor, ya puedo usar multigrado en lugar de usar el sintético. Me explicó que el aceite se va ensuciando con las rebabas, polvo y etc que se va quedando en el motor. Al hacerle los cambios tan espaciados, la mugre del aceite se pega al motor. Cuando uno realiza el cambio de aceite, a los dos o tres días, el aceite estaría igual de sucio que antes y sería equivalente a no haberle hecho el cambio.

 Es necesario cambios más seguidos para mantener el mótor limpio por dentro. El aceite sintético, además de ser más caro, ya no tendría caso usarlo, puesto que lo estariamos cambiando con más frecuencia de lo que el fabricante aconseja cambiarlo.

 Para finalizar, me dijo: “No hay autos malos. Mientras no cuides tu auto, y lo sigas maltratando así. Cualquier auto que tengas, te va a durar poco”.

Ya no siga pagando su casa compadre.

La siguiente mini historia, al igual que otras mini historias en este blog, está basada en hechos reales. Como mi objetivo no es moler a la perrada a la cual le ocurrió lo siguiente, no proporcionaré ninguna información personal sobre los involucrados. Espero que esto sea ilustrativo para que la perrada no descuide su crédito hipotecario, o cualquier otro crédito.
Era un sábado del 2007, llegó Garbancito a un bar a tomarse unos tragos con sus amigazos del alma. Después de saludarlo y tomar asiento, comenzaron los reclamos:
“¿Qué pasó Garbancito?, nos quedó muy mal la semana pasada” – dice uno.
Y el otro interrumpe: “Lo estuvimos aquí esperando hasta las 2:00 am, y nomás no se apareció”.
No falta cuando una costumbre se convierte en ley: “Como no estaba usted, hasta nos tuvimos que cooperar para poder pagar los téquilas”.
Y Garbancito, muy apenado les explica: “ya no voy a poder a seguir pisteando con ustedes porque se me han estado acumulando los pagos de mis créditos, y los hipotecaria ‘Tu inchi Casita’ ya me enviaron un aviso”.
Afortunadamente para Garbancito, uno de sus amigos, llamado Expertacus, resultó ser un expertazó en finanzas personales; bueno, nomás le faltaba ser capáz de mantener sus propios vicios, pero expertazo al fin.
Expertacus:  ” No me diga compadre que aun les sigue pagando a los de ‘Tu inchi casita’, por conejos como usted es por lo que ellos se vuelven más ricos”.
Garbancito dice: “pe, pe pero ya nomás me faltan 8 años para terminar de pagar mi casa”.
Expertacus: ” ¡Ocho años compadre!, no compa, son muchos, ya mejor ya ni les pague” – Garbancito presta atención mientras su cábeza intenta permanecer en un sitio – “mire compa, con lo que usted ya ha pagado, ya es como si les hubiera pagado 3 veces lo que costó la casa, ¡son unos abusivos!, ¡rateros!,  ¡y usted es un pendebuey!”
Las hipotecarias corren el riesgo de que la perrada les deje de pagar, entonces, las tazas de interés las fijan
Haciendo cuentas, Expertacus quizá tendría un poquito de razón. Para la constructora, el precio del terreno + mano de obra + permisos, etc, sería más o menos de hasta el 66% del valor de la casa, por decir algo. Sin embargo, la perrada, que como por lo general no tenemos para pagar una casa de contado, recurrimos a créditos hipotecarios como el de ‘Tu inchi Casita’.
En este país, las hipotecarias cobran una tasa de interés demasiado alta y sangradora. Al final de los 20 años que te echan, uno terminará pagando casi el doble de lo que inicialmente pagó la hipotecaria por su casa.
Regresando con Garbancito, se siente como menos, algo humillado, debe demostrar que él no es ningun menso ante sus ebrios amigos (quienes quizá no recuerden nada al día siguiente). La forma más barata es justificándose.
Garbancito: “Si compadre, pero si dejo de pagar, me quitan la casa”.
Expertacus: “¡Qué no se la quitan compadre!” – él no tiene casa propia, nunca ha estado pagando una, pero Garbancito lo escucha- “¡éso solo lo dicen para asustar a la perrada!, la ley lo protege, hay una ley que dice que no pueden quitarle su casa porque es parte del patrimonio de usted, su esposa y de sus hijas”.
Garbancito: “Y, y y ¿ si me llega otro aviso ?”.
Expertacus: “No le tenga miedo, los avisos no muerden. ¿A poco a usted le van a asustar con cartitas?, ¡hmmm, para éso me gustaba!”.
Para tomar una decisión tan importante que afecta al futuro de la familia y de uno, no hay mejor momento que estando bien pedo, asfixiado por el humo de los cigarros y ensordecido por el retumbar de una rockola barata de MP3’s. Garbancito decide no pagar, y así lo hará.
Al mes, Garbancito “descubre” dinero extra que se le estaba fugando. Esto es casi casi como haber recibido un aumento de sueldo instantáneo. No encuentra mejor manera de gastarlo, que invitándole el pisto y botana a sus compas.
Al mes y medio le llega un aviso sobre algo llamado “adeudo pendiente”, le piden que se ponga al corriente, le echan cargos por concepto de multa, y el pago no liquidado se lo comienzan a cobrar con una tasa “moratoria”, la cual es todavía más alta que la anterior. Garbancito se asusta al principio. Pero recuerda lo que le dijo su amigo, al fin él tiene razón, lo quieren asustar para que él siga pagando, y ellos sigan volviéndose más ricos.
La esposa de Garbancito, al principio preocupada, después se relaja, puesto ahora “el dinero le rinde más”. Así pasa el tiempo, y las hijas, un año después, bien felices presumiendo con sus primas sus célulares nuevos que traen muchos tonos polifónicos, pantallita a color, cámaras VGA y hasta transfieren archivos via infrarrojos.
Le llegan avisos con letras rojas, a manera de hoja abierta para quemar a Garbancito con los vecinos. “Miren vecinos de Garbancito, Garbancito no nos quiere pagar”. “Garbancito, si no nos pagas, te haremos manita de puerco”. “Esta es tu última oportunidad, evita que te echemos a los perros de algun jurídico”.
“Garbancito, sabemos lo importante para usted que es cuidar su patrimonio, lo invitamos acercarse con nosotros y dejarnos un fajo de billetes”.
Siguen pasando los años, Garbancito sigue ignorando los avisos, notificaciones y todo. Hace unos dias, le ha llegado una notificación para que desaloje su casita. Es lunes, y aun no encuentra a Expertacus. Mortificado comienza a preguntarle a sus hermanos, uno de ellos, que es abogado, reconoce los sellos y firmas y le comenta que es legítima la orden. No queda otra, debe desalojar su casita, o pagar el saldo insoluto antes de que se venza un plazo de 2 meses.
Desesperado, intenta conseguir lana entre sus familiares, amigos y conocidos. Aunque ha conseguido ser la comidilla y que lo traigan de chisme, además de éso, hasta ahora, solo logró que un bloguero se enterara de su historia y la ponga en su Blog. Nada que lo salve. :'(

Moraleja, cuiden mucho sus créditos, sobre todos los hipotecarios. Intenten dar un abono extra cada mes, además de su mensualidad. Durante los primeros 2  años del crédito, si tu mensualidad es de $4000 pesos, poco menos de $800 pesos se irán a capital. Quiere decir que si pagan $4800, ustedes estarán pagando 2 mensualidades, en lugar de una. Chequen su tabla de amortización, vean cuanto de su mensualidad se va a capital e intenten cada mes adelantarlo. No crean que no les quitan su casa, la historia de Garbancito no ha sido la única, el año pasado, una pareja de vecinos también tuvo que dejar su casa por no poder pagarla. (pero con ellos, la situación fue muy diferente).

¿Es posible hackear un banco?

Esta pregunta me la hacen mucho la perrada que apenás comienza a meterse al mundo de la computación y del Internet.

Está incorrectamente empleada la pálabra “hackear”, sin embargo, como este post no se trata de ver diferencias entre hackers y crackers, vamos a suponer que hackear signifique “manipular otra cómputadora a mi ántojo”.

Y mi respuesta, es sí, si es posible hackear a un banco. Cuando escuchan, casi de inmediato me preguntan: “¿cómo?”. Y aquí es donde les tengo que apagar el brillito de felicidad de los ojos.

Los servidores de los bancos que manejan las cuentas no se pueden accesar desde Internet. Pero, yo puedo usar los servicios de banca electrónica. Bueno, pues desde la banca electrónica no se mueve el dinero, siempre hay un humano que checa las operaciones de las cuentas, y es el encargado de aceptar algun movimiento y hacerlo efectivo en el servidor que si maneja el dinero.

La perrada que cree que desde el Internet podrían meterse al servidor de los billetes, desperdician horas, si no es que dias, en vano, sin conseguir ni un céntavo.
En algunos casos son hasta estafados porque algunos vivales les venden “herramientas de hackers” que son supuestas claves, ligas “super mega secretas” y hasta programas que no les sirven para nada.
¿Con quién se quejan?, ya me imagino que se presenten a la Profeco diciéndo: “me vendió un programa para robar un banco que no sirve”.

Ok, seguramente recuerdes de casos como: “escuincle de 14 años hackeó banco”, que viste en algún periodiquillo. La nota en sí, está mintiendo. Sucede que a la perrada nos gustan las historias de David contra Goliath, historias de que alguien pequeño le parte su mandarina a quienes normalmente nos tienen agarrados del pescuezo.

Si algo de verdad hubiera en esa nota, sería que el chiquillo se robó los passwords de los clientes (ojo, no de los ejecutivos) y desde ahí movió su dinero a la cuenta de ahorros del mocoso. Pero ahora es mucho más dificil, porque ahora se usa una clave dinámica (osea que cambia, no puedes utilizar dos veces la misma), además del password y nombre de usuario del cliente.

Pero acabo de decir que si se podía. Se puede, desde dentro del banco, y no desde cualquier sucursal se pueden conectar, cosa que nomás “ellos” saben cual sucursal es la buena. Solo algunos de los ejecutivos de más alto nivel tienen acceso, que sepa la bola quienes sean.

Pero, para no contradecirme y afirmar que no se puede, supongamos que el ejecutivo felizmente aceptó proporcionarte sus credenciales de acceso, te dijo: “deshonraré a mis padres, se avergonzarán mis hijos de mí, pero no importa, tu eres especial, toma la clave”.
Hay otro problema, son los elementos de seguridad. Quienes si te pones muy picudo descargarán sus escopetas sobre ti dejándote peor que un puberto con barros y espinillas.

Como queremos continuar, vamos a imaginar que al presentar el gafette prestado te dicen: “pero usted no es el Lic Filomeno, y Filomeno támpoco tiene autorizado a entrar hoy, ¿a qué viene?”, y tu respondes: “bueno, vengo a hackear al banco”. Y que te digan: “¡oh si!, por aquí por favor”.

Ya estás donde debes estar, pasas una puerta de ácero mega reforzado de unos 15 cm de grueso, se cierra. Te sientas frente a una términal donde solo ves letritas verdes y pantalla negra que no entiendes ni pío. ¿Y ahora qué haces?.

No, no nos vamos a detener aquí. Como buen “hacker”, te meterías al google o al youtube y buscarías: “hackear banco pantalla verde”. Encuentras un video publicado por algun fulano con acento raro,  que te va diciendo paso a paso como mover el dinero hacia tu cuenta de ahorro Soriana.

Y en caso de que te cacharan en la movida alguien con mayor rango que el ejecutivo Filomeno. Falta todavía que les diga a los de seguridad: “déjenlo ir, es solo un niño”.

Sin embargo, es posible, pero, ¿qué tan probable?. Realmente, es más probable que te ganes $200,000 pesos rascando un ráspadito que “hackeando” a un banco.

Facebook y mi blog

Si alguien se preguntara si los
blogueros como yo tenemos algun resentimiento o coraje contra facebook,
por el hecho de no escribir en ese sitio que además es
gratuito,   y en muchos de los casos, como el
mío, hasta pagamos 10 dolarotes al año por tener
el blog.

Pues no, no tengo nada contra
el Facebook, de hecho, hasta tengo cuenta en Facebook. Y es
que Facebook es muy sencillo de usar, no necesitas saber nada
de HTML, las herramientas son lo suficiente robustas para que
cualquiera pueda escribir lo que sea y que ésto no le rompa
la jefa a los javascripts o css de toda la página. Facebook
es relativamente
seguro de usar.

Una de las cosas que buscamos
los blogueros es que
nuestros lectores nos comenten, pero la mayoría de la
perrada que visita un blog (incluyéndome) prefiere ahorrarse
la lata de tener que pensar que comentar. Con facebook, que alguien
comente ya es natural, después de postear algo, a los pocos
minutos ya alguien ha contestado.

Varios célulares
tienen funciones para publicar rápido alguna foto desde el
mismo célular, a los pocos minutos de haberla tomado. En mi
caso, yo tendría que buscar (y si no encuentro,
programar)  un addon para incorporárselo al blog
engine.

Es cierto que teniendo mi
propio blog tengo la opción de percibir ganancias por los
anuncios de google que ves de lado derecho. Esta opción no
la tienen en Facebook, la perrada genera el contenido, la perrada
genera el tráfico, pero para la perrada no va el dinero de
los anuncios. 😐 

Sin embargo,  apenas y
gano 1 dólar por mes con Google Adsense, y necesito reunir
al menos $100 dólares para poder cobrar. Don’t worry, mi
blog es más por mi gusto que negocio. Pero hay quienes, que
tienen mejor creatividad que su servidor, reciben sus $500 dolarotes al
año por su blog.

Con Facebook puedes cambiar
fácilmente los estilos, colores,  etc. En cambio,
en un blog uno tiene que buscar algun tema que le agrade, o bien, crear
algun tema apartir de alguno creado. Como yo no uso Dreamweaver, yo los
colores los veo así #FF0000 para el rojo, o que tal rgb(150,
150, 150) para el gris.

Sin embargo, el blog tiene una
que otra ventaja sobre Facebook.
La primera es que tengo mayor
libertad de jugar con HTML y con efectos, no me quita espacio en la
pantalla (salvo el anuncio de godaddy, y aunque por ahora
tengo mucho espacio desperdiciado).

Con mi blog, es posible usar
los scripts, para lo que sea, así sea algo tan bobo como
mostrar una cajita de diálogo al hacer
click
aquí
.

Estas ventadas son todo
lo que me vale para preferir escribir en mi blog sobre Facebook.