Cérveza para Jenni Rivera

El pasado 1° de junio, en una presentación que daba la “diva de la banda” Jenni Rivera. Una chica ya algo entrada en tragos de cérveza le intentó compartir una cérveza con toda y lata a la disque cantante.

La chava cometió un error al cálcular la trayectoria de la lata de cérveza, y tristemente falló el objetivo. La Jenni Rivera, quien obviamente tiene reflejos de vaca, no fue capáz de atrapar la lata de cérveza y se enfureció y le pidió a sus lameculos que subieran al escenario a la noble agresora.

En el escenario, y con todos sus guaruras y perrada que apoyaba a la cantante, la Jenni se sintió muy brava y retaba a la muchacha a que le lanzara la lata ahí frente a frente. Sin embargo, la chica ya no tenía otra lata de cérveza en las manos.

La caramba Jenni Rivera le decía: “¿Quién cree que tiene más?, ¿usted o yo?”. ¡Pues claro!, ninguno de los compas que venían con la chava pudieron subir a ayudarla; estaba solita.

En un acto de prepotencia, la Jenni Rivera le vació una lata de cérveza a nuestra valiente y sacrificada muchacha, por último, le dio un jalón de pelos y antes de que recibiera una madriza la Jenni Rivera, los 6 chupamedias de seguridad atraparon a la chica y la sacaron del show, sin regresarle el dinero que pagó por la entrada.

Aun no le cae el veinte a la salvaje Jenny Rivera de que ella no es una diva. No es más que un monito de cuerda bailarín, con bastón y con bombín. No se debe comportar de esa manera.

Nomás consejo para la perrada, si no les gusta el cantante, no paguen la entrada, no entren al show. ¿Para qué les regalan su dinero y su tiempo?.

Pura información imparcial para la perrada. ¡Sí Señor!.

Posible copia de Chente

Ahora, que puede ser que sea un númerito ya armado. Tal como Vicente Fernández armaba el númerito de la cérveza. Ok, va para los que no se la sepan.

En varias presentaciones de Vicente Fernández, en los palenques, alguien lanzaba una lata de cerveza, (o botella, no recuerdo). Y entonces el Chente decía: “¡Momento!, paren la música por favor, paren la música”. Luego retaba a la perrada – “al amigo que lanzó la cérveza que pase aquí al frente, si es que tiene los pantalones suficientes”.
Se hacía el mártir: “no tanto por mí, pero le pudo pegar a alguno de mis músicos”.

Se bajaba el “amigo” al redondel, y llegaban los policías para llevárselo. En eso, el Chente les decía: “sueltenlo, dejenlo, yo respondo por él”. Y toda la perrada se enloquecía porque estaban ante un verdadero hombre defensor de los jodidos, justo y misericordioso.

 

Teoría de conspiración

Mi teoría de conspiración es que la cárrera de Jenni Rivera va de picada. Ella ya no está igual de buenota como cuando comenzó, tiene varias competidoras y realmente nunca cantó bien.

Tiene que hacer algo para subir como espuma su popularidad. Algo para que en las redes sociales y en los blogs se hable sobre ella. Algo para que la perrada no la olvide.

Una posible jugada sería imitar a Chente, de hecho, alguien lanzó una segunda lata de cérveza, y la Jenni ni en cuenta. Se les olvidó un detallito, Chente no realiza ese númerito para rescatar a su carrera.

Sin embargo, en el caso en que este númerito, y el otro que ocurrió con su hermanito fueran actuados. Desde mi punto de vista como jugador de ajedrez, ambos númeritos fueron pésimas jugadas,  que ponen en riesgo a la Jenni de que le den su jaque mate.

 Lo  explico, supongamos que se presenta Jenni en una ciudad, mismo fin de semana, en esa misma ciudad se presenta otra cantante más jóven, bonita, más simpática y álegre y con mayor carísma, que también cante banda. Aunque no se trate del mismo día, la perrada que solo pueda pagar la entrada a un solo evento, pues no asistirá con la que les interrumpe el show para vaciar cérveza en la cábeza de una muchacha.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.