La perrada embotellada

El tráfico es una de las mejores oportunidades para convivir con la perrada y descubrir que la sangre de nuestros antepasados aun corre por nuestras venas. Al parecer hemos heredado de los mayas, olmecas y otros pueblos prehispánicos el conocimiento de matemáticas, física, astronomía, hidraúlica, agronomía, política y hasta el espiritu deportivo del juego de pelota.

Política
Por la sangre de nuestros gobernantes aun corre la sangre de la tribu pendejiux, un pueblo que fue conquistado y más tarde se mezcló con los ratatecas. Tener a tales finos gobernantes, a la perrada nos cuesta el 75% de lo que pagamos en impuestos, parte del 25% que sobra se usa para empezar a construir obras como el retorno vehícular que está en periférico, cerca de tutelar. Los dueños de una gasolinera se quejaron de que la obra obstruía la entrada a ésta, y el retorno vehícular ahora es un hermoso monumento inútil, el cual reduce en un cárril al periférico.

Tal cierre, sumado a uno que otro accidente en periférico, nos brinda la oportunidad única de conocer las habilidades, la cultura y el comportamiento de la perrada en sus autos durante un embotellamiento.

Astronomía, y matemáticas
Como ejemplo de quienes heredaron los conocimientos avanzados de astronomía, y matemáticas, puedo citar a la señora del stratus blanco que iba en el auto que estaba enfrente al mío. Quien mantenía sus luces preventivas para indicar que ella iba manejando a baja velocidad, parecería inútil advertirle al auto que viene detrás de tí, puesto que el auto de adelante de ella, el de al lado, y total, la mayoría que se encuentran en un rango de 2 km se encuentran manejando a la misma velocidad.
Sin embargo, una buena totonaca sabe que todos nos movemos a velocidades enormes, aun en los embotellamientos, aunque nuestros velocímetros marquen 0 Km/h. ¿Cómo saben éso?. Bueno, el radio de la tierra es de aproximadamente 6,371 km, y tarda 24 horas en dar una vuelta sobre su propio eje. Así que usan las matemáticas para calcular la velocidad tangencial que llevamos.

v = ω.R 

Donde,
V = velocidad tangencial,
ω = velocidad angular =  24  revoluciones / hora.
R = radio medio de la tierra  = 6,371 km

Entonces:
v = (24 revoluciones/hora) . (6,371 km) = 152,904 km/hr

¡Un choque a 152,904 Km/hr tendría consecuencias muy graves!, así que más vale prender las intermitentes.

Física
En uno de los principios elementales de la física se nos dice que dos cuerpos no pueden ocupar el mismo espacio al mismo tiempo, sin embargo, este principio no siempre es verdadero. Desde hace 70 años se conoce un tipo de subpartícula al cual le han llamado “neutrinos”. Se cree que los neutrinos componen a la materia oscura. Los neutrinos tienen la característica principal que no interacionan directamente con la materia, sino que la atraviezan como si no existiese. Sin embargo, al parecer los pueblos prehispánicos mexicanos ya sabían algo sobre los neutrinos. Conductores modernos conocen éso y lanzan sin temor su vehículo hacia el vehículo que tienen en el carril de a lado sin temor a un choque. En el supuesto de que alguno de los dos vehículos estuviera 100% hecho de materia oscura, (incluyendo todo lo del interior del vehículo), entonces en teoría una colisión es imposible. ¡Wow!

Espíritu deportivo
Dos tribus icónicas de las calles en Guanatos son los taxistzins y los microbutecos. Ambos muy buenos tras el volante y favorecidos por los Dioses para dominar el camino. Sin embargo, su rivalidad y competitividad es tan alta que es muy díficil demostrarle ante sus Dioses cual de los dos es el mejor. Entonces, es necesario decidirlo en una justa que combina el movimiento de caderas usado en el juego de pelota Maya. Este combate ritual se practica de la siguiente forma: ambos contendientes se toman de los cuellos, aplicando un mutuo candado, y con las caderas se golpean. Durante este combate simbólico se invocan a muchas de sus Deidades, como por el ejemplo, al Dios Enejo, al Dios Cabón, y a la Diosa Yagüey. Es tan importante este ritual que la perrada que se encuentra en el área forma un semicirculo para no perder detalle del espectáculo. Por muy violenta que parezca, muy raras veces alguno de los espectadores sale lastimado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.